Te presentamos Omemo, un nuevo concepto de P2P

Una empresa española ha diseñado una aplicación de compartición de ficheros mediante redes P2P con un funcionamiento algo distinto a lo que estamos acostumbrados, de tal modo que entre todos los usuarios de la red se construye un disco duro virtual compartido

Redacción

Te presentamos Omemo, un nuevo concepto de P2P

3 diciembre 2007

Paso 1

P2P 2.0

La principal diferencia entre esta herramienta y otras como, por ejemplo, eMule (como sabréis, una de las más utilizadas en el mundo P2P), es que con Omemo asignamos un espacio de nuestro disco duro local para compartir la información almacenada allí con el resto de usuarios de la aplicación de cualquier punto del planeta. De este modo lo que se pretende es crear un disco duro virtual universal donde los internautas tengan la posibilidad tanto de almacenar como de descargar los contenidos allí almacenados, sin que se sepan dónde están éstos exactamente. Eso sí, en el momento de escribir estas líneas, los contenidos disponibles son bastante limitados debido a los pocos usuarios registrados hasta el momento.

Paso 2

Instalación

La herramienta, al menos por el momento, no se puede descargar directamente desde Internet, tal y como ocurre con otras aplicaciones P2P. Así, nos debe llegar una invitación de los propios desarrolladores, que conseguiremos tras introducir una dirección de e-mail válida en la web www.omemo.com/es. Pasados unos días, recibiremos por e-mail un acceso directo a la página de descarga de la aplicación acompañado de un nombre de usuario y contraseña que tendremos que introducir obligatoriamente antes de iniciar la descarga.

Tras la instalación, lo primero que encontraremos es una ventana en la que se nos informará del espacio de disco duro libre del que disponemos así como el porcentaje que vamos a añadir al mencionado disco virtual universal. Por defecto se asigna un 10%, aunque es un valor que podremos modificar con sólo desplazar el indicador de la barra de desplazamiento de esta ventana.

Paso 3

La interfaz principal

Una vez que hayamos especificado el espacio que asignaremos, nos encontraremos ante una intuitiva interfaz de usuario catalogada por tipos de información separados por pestañas situadas en la parte superior de la ventana. En estas categorías, encontramos temas como música, películas, software, etc.

Pinchando sobre el link Ayuda, situado en la esquina superior derecha, aparecerá una nueva ventana donde tendremos la posibilidad de cambiar de usuario o invitar a un nuevo amigo a utilizar esta aplicación. Si nos decantamos por la última opción, pulsaremos sobre Invite a Friend, introduciremos la dirección de correo electrónico de nuestro amigo y la invitación le llegará de manera inmediata. Asimismo, en la parte inferior de esta misma ventana encontraremos una serie de apartados que hacen referencia a comentarios que han ido posteando los diferentes internautas que ya estén dados de alta en el servicio. Esto nos será de gran ayuda en el caso de que la aplicación nos dé algún tipo de problema o bien deseemos sacarle el máximo rendimiento gracias a la experiencia de otros usuarios.

Paso 4

Búsquedas de información

El sistema de búsqueda del que dispone esta herramienta resulta extremadamente sencillo, ya que basta con acceder a la pestaña Buscar e introducir el nombre exacto del archivo que estemos intentando localizar o alguna extensión del fichero en concreto. Cuando hayan aparecido en pantalla aquéllos que se correspondan con la clave de búsqueda que hemos tecleado, si pinchamos sobre la ventana con el mensaje Ver, aparecerá una lista desplegable con dos alternativas.

La primera de ellas, denominada Ordenar por, nos permitirá hacer lo propio con los resultados expuestos por su nombre, valoración, popularidad o tamaño. La otra alternativa disponible se llama Filtrar resultados y nos resultará realmente útil a la hora de encontrar más rápidamente aquella información que buscamos, ya que nos permite catalogar estos archivos por tipo; es decir, audio, vídeo, imágenes, documentos, etc.

Paso 5

Tratamiento de ficheros externos

Tras tener en pantalla los ficheros sobre los que hicimos la búsqueda en el paso anterior, si deseamos descargar a nuestro disco duro alguno de ellos, será suficiente con pulsar sobre el título del mismo. Sin embargo, nos ha llamado la atención el sistema de valoración de contenidos que los desarrolladores han incorporado para cada uno de los ficheros que se hayan encontrado.

Gracias a él, podremos censurar determinados contenidos que no consideremos adecuados. Para ello pulsamos sobre el link Marcar, que se encuentra en la parte derecha de cada fichero; a continuación, aparecerá una nueva ventana con diversos criterios de valoración sobre el contenido tales como sexo explícito, violento, ofensivo, etc. De este modo, informaremos al resto de usuarios lo que encontrarán si descargan dicha información. Este sistema ha sido creado por los desarrolladores de Omemo debido a la alta confidencialidad de esta herramienta, que permite a cualquier usuario colgar en la red cualquier contenido (que no se sabe donde está «físicamente» ubicado), aunque éste no sea lícito.

Paso 6

Tratamiento de ficheros internos

Después de haber aprendido a descargar ficheros, veamos cómo podemos compartir información nosotros mismos. Para ello, iremos a la carpeta o pestaña correspondiente al tipo de fichero que vamos a subir a la red. Pongamos por ejemplo que nos disponemos a subir un tema de música MP3. Pues bien, en primer lugar pincharemos sobre la pestaña Audio, debajo de la cual aparecerán una serie de subcarpetas de clasificación dependiendo del tipo de archivo sonoro que subamos. Tendremos que ir eligiendo entre las diferentes carpetas de clasificación hasta que lleguemos a la de destino, es decir a una de la que ya no cuelgue ningún subdirectorio.

Seguidamente, nos fijamos en la parte superior izquierda de la ventana donde observaremos cuatro links entre los que se encuentra uno llamado Subir fichero (y que no se activará si no hemos completado la clasificación antes mencionada). A continuación, tras pinchar sobre el enlace, no tendremos más que navegar por nuestro disco duro y pulsar dos veces sobre el archivo en cuestión que vamos a compartir.

También contamos con la posibilidad de generar nuevas carpetas de contenidos personalizadas desde el menú Nueva carpeta o de eliminar aquellas que ya existan desde la opción Borrar carpeta. Teniendo en cuenta que todo este proceso de navegación a través de los diferentes directorios se lleva a cabo de manera remota, la navegación por los mismos resulta algo más lenta de lo que estamos acostumbrados con aplicaciones locales, como el mencionado eMule.

Paso 7

Personaliza de la herramienta

Al igual que ocurre con el uso, la configuración de este programa P2P resulta bastante sencilla. En primer lugar, para acceder a las opciones disponibles pincharemos sobre el enlace llamado Configuración situado junto al de Ayuda mencionado anteriormente. Desde este lugar, podremos filtrar la búsqueda de contenidos no deseados desde el apartado Filtrado por marcas, a lo que podremos asignarle una contraseña de seguridad para que no se muestren aquellos ficheros marcados con la selección que hagamos en esta ventana (sexo explícito, violento, ofensivo, ilegal, etc). Desde esta misma ubicación podremos acotar la búsqueda de información a partir de una cierta valoración en el apartado Filtro de calidad de contenidos o configurar el idioma en el que deseamos trabajar con Omemo.

Siguiendo con la configuración, en la parte derecha de barra de tareas del sistema encontramos un icono de la aplicación. Si pulsamos sobre él con el botón derecho del ratón, aparecerá una lista desplegable desde la que podremos, en primer lugar, modificar el porcentaje de espacio a compartir de nuestro disco local pulsando sobre Preferencias. Además, desde Estadísticas, conoceremos todos los datos relativos al estado interno del funcionamiento de Omemo (información que nos resultará bastante engorrosa y difícil de interpretar); y desde Transferencias tendremos todos los datos sobre el estado porcentual de las subidas y bajadas de ficheros que estemos efectuando en ese momento.