Especial Trucos

Pon fin a los problemas de conectividad de tu red WiFi

La puesta a punto y optimización de los dispositivos de red son tareas ingratas para muchos usuarios, por lo que hemos decidido ponérselo algo más fácil

Sergi Puertas

Especial trucos conectividad

30 mayo 2013

La puesta a punto y optimización de los dispositivos de red son tareas ingratas para muchos usuarios, por lo que hemos decidido ponérselo algo más fácil.

Afortunadamente, la configuración de una red doméstica es infinitamente más sencilla hoy en día que hace una década. De hecho, los usuarios apenas tenemos que preocuparnos por nada, aunque, eso sí, solo si aceptamos la puesta a punto propuesta por nuestro proveedor de acceso a Internet. Si queremos sacar el máximo partido a nuestro router, punto de acceso inalámbrico o tarjeta de red, no nos quedará más remedio que «mojarnos». Pongámonos manos a la obra.

1. Identifica las áreas con mejor acceso WiFi

A diferencia de lo que sucede con las redes que emplean cableado, donde la señal se mantiene razonablemente constante, cuando usas tecnología inalámbrica para conectarte a Internet la señal se intensificará cuanto más cerca te encuentres del punto de acceso inalámbrico. No obstante, en un piso lleno de pasillos, estancias y recovecos no es fácil averiguar qué puntos son más idóneos para la recepción. Ekahau HeatMapper te brinda una herramienta que puedes instalar en un ordenador portátil y que te dará información al respecto.

Para usarla, deberás poseer un plano de tu casa en formato digital. Ejecútalo y elige la opción I have a map image en la ventana inicial para cargarlo. Luego, pulsa en Choose image. Hecho esto, desconecta tu portátil de la corriente y pulsa con el botón izquierdo del ratón sobre el mapa para indicar en qué punto de tu hogar te encuentras.

Especial trucos conectividad 1

Desplázate por la casa lentamente haciendo clics de ratón a intervalos para señalar tu nueva ubicación y trazar tu ruta. Si haces clic con el botón secundario, el software te mostrará la cobertura que te brindan las redes WiFi que quedan accesibles. El verde denota mayor cobertura, mientras que el rojo señala que la señal llega débilmente.

2. Regula el tráfico de tus aplicaciones

Trabajar con programas que no precisan hacer un uso intensivo de la conexión a la Red nos permite aprovechar para descargar grandes archivos en segundo plano con otras aplicaciones. Muy a menudo, éstas incluyen parámetros para regular el ancho de banda que utilizarán, aunque por defecto tiendan a asignárselo todo. Para evitar que diversos procesos traten simultáneamente de exprimir al máximo tu conexión, puedes administrar su prioridad con la aplicación NetBalancer.

Especial trucos conectividad 2

Tras instalar el programa en tu equipo, usa el menú desplegable Language para traducirlo al castellano. En su área central se mostrará todo el software que hace uso de tu ancho de banda. Pulsando sobre cualquiera de las entradas con el botón secundario podrás decidir tanto la prioridad de subida como la de bajada. Para ejercer un mayor control, accede al menú Editar y haz clic en Configuraciones. Una nueva ventana te brindará la opción de decidir cuándo operará la aplicación mediante el apartado Ancho de banda. Por ejemplo, puedes hacer que equilibre el tráfico solo cuando esté en uso un 70% del ancho de banda total.

3. Cómo dar acceso a otros equipos

Especial trucos conectividad 3

En ocasiones, en aeropuertos y otros lugares públicos, encontramos conexiones WiFi de pago cuyos precios acostumbran a ser muy elevados. Por otra parte, en determinadas redes se permite un número máximo de usuarios y, excedido determinado límite, no se autoriza que otros se agreguen. En contextos como estos, la propuesta de Connectify Hotspot resulta más que interesante. Gracias a esta herramienta, podremos conectarnos a la red en cuestión y crear un punto de acceso al que nuestros familiares y amigos puedan añadirse.

Así pues, instala el software en tu equipo y, posteriormente, reinícialo. Mientras se ejecute el servicio, emplea la pestaña Settings para definir los parámetros del punto de acceso, al que podrás asignar un nombre y una contraseña. Luego, despliega el menú etiquetado como Internet to share para seleccionar la conexión que estás utilizando y que pondrás a disposición de los demás. Finalmente, inicia la compartición haciendo clic en el botón Start Hotspot.

4. Conéctate a sitios web restringidos

Los servicios de proxy nos brindan una excelente solución para que nuestra dirección IP quede enmascarada y podamos navegar anónimamente. En estas páginas hemos hablado elogiosamente en más de una ocasión de alternativas gratuitas en este ámbito como Hotspot Shield o CyberGhost VPN.

Especial trucos conectividad 4

No obstante, cabe señalar que el primero se ha vuelto tan popular que, en ocasiones, los propios servicios a los que accedemos están programados para detectar nuestra conexión como no válida. El gran inconveniente del segundo radica en que, si empleamos la versión freeware, no podremos decidir la ubicación geográfica, y el programa usará automáticamente servidores ubicados en países como Alemania o Estados Unidos sin que podamos ejercer ningún control a este respecto.

OkayFreedom VPN limita la transferencia de datos a 500 Mbytes, que podemos ampliar hasta 1 Gbyte invitando a amigos a inscribirse. Pero, a cambio, ofrece un control inigualable sobre la ubicación geográfica, permitiéndonos escoger entre Alemania, Reino Unido, EE UU y Suiza.