Protege tus datos en Facebook

Las redes sociales son las protagonistas de lo que conocemos como Web 2.0, sin embargo, un uso descuidado de ellas puede ocasionarnos algún problema por divulgar información personal o ponerla al alcance de cualquiera

Fernando Reinlein

Protege tus datos en Facebook

16 noviembre 2009

La llegada de las redes sociales ha supuesto un nuevo sistema de comunicación. Algunas, como Facebook, han tenido tanto éxito que han alcanzado los 200 millones de usuarios en todo el mundo, lo que es un suculento pastel de información para empresas e individuos, incluso para personas cercanas a nosotros a las que les guste fisgonear. Por esta razón, proteger la información de nuestras cuentas y la forma de acceder a ellas es una obligación de todos los usuarios. Veamos cómo conseguirlo en la red más popular.

PASO 1. CREA UNA CUENTA

Durante la creación de la cuenta, además de introducir los datos clásicos, dirección de correo, contraseña, sexo, cumpleaños, etc., nos consultarán algunos aspectos sobre las notificaciones que nos envía Facebook cuando otros usuarios realizan alguna acción en nuestra cuenta. Para que no haya dudas, la mejor opción es que se nos notifique cualquier cambio.

PASO 2. LISTAS DE CONTACTOS

A la hora de crear la cuenta, debemos saber que todos nuestros contactos son amigos. Por esta razón, puede resultarnos muy útil y facilitar nuestro trabajo crear listas de contactos. Debemos tener en cuenta que uno puede pertenecer a distintos grupos, por ejemplo, al del trabajo, universidad y amigos. Esto te permitirá, por un lado, definir qué permites ver a cada grupo y, además, publicar información específica para cada grupo.

No es necesario que te limites a aquellos que ofrece por defecto Facebook, aunque debes restringirte a un número manejable. Para ello, debes dirigirte al enlace Amigos, pulsar en el botón Crear e incluir en cada lista los contactos que estimes oportuno.

PASO 3. PRIVACIDAD DE TU PERFIL

Tu perfil debe ser lo primero que debes mantener fuera de ojos indiscretos. Para controlarlo, debes dirigirte a Configuración/Configuración de privacidad y seleccionar Perfil. En esta ventana, es donde podrás especificar con qué información aparece y para quién.

El muro suele ser el lugar en el que te dejan mensajes, aunque la mayoría de la gente no sabe que lo ve cualquiera y que se puede incluir información privada y embarazosa. La mejor forma de evitarlo es la creación de grupos y permitir el acceso al muro a los que consideres necesario.

Una opción es que solo puedas dejar mensajes tú, aunque quizá sea demasiado restrictiva. Permitir solo a tus amigos y que sea notificado cada vez que alguien deja un comentario, puede ser una buena opción. De esta forma, podrás eliminarlo siempre que lo estimes oportuno.

PASO 4. INFORMACIÓN PERSONAL

También conviene tener controlados estos datos, pues que estén a disposición de todos puede ocasionar algún problema, en especial, detalles sensibles como el teléfono móvil o la dirección actual. Que esté accesible solo para los amigos es lo más habitual, aunque la creación de un grupo de personas cercanas y la asignación de un acceso restringido solo a ellos es lo más recomendable.

PASO 5. RESTRINGE TU CUENTA

Para controlar el nivel de privacidad, debemos pulsar sobre el botón de Configuración/Configuración de privacidad. La información de nuestra cuenta es lo que verán aquellos a los que les demos permiso a Noticias, Muro, Perfil o Búsquedas. En esta sección, está buena parte del «meollo» sobre la privacidad de la misma.

Si vamos a Noticias y muro, accedemos a la sección más usada de Facebook. De entre todas las casillas, las tres que hacen referencia a la publicación de tu actividad en el Muro, cuando eliminas un comentario o información de tu perfil o añades a un amigo, no le interesa a nadie, nada más que a ti, por lo que es recomendable que estén desmarcadas.

Respecto a la que hace referencia a la información publicada en el Chat, en la parte inferior, la recomendación es la misma. Respecto a las demás, a gusto del consumidor, aunque se debe tener cuidado con las publicaciones en el muro de los demás, ya que también lo pueden ver contactos comunes

PASO 6. CONTROLA LAS BÚSQUEDAS

Uno de los modos más efectivos para que nuestros datos no aparezcan donde no deben es evitar que en las búsquedas de Facebook,se vea nuestro nombre o dirección de correo. Si en la página de Configuración de privacidad se hace clic en Búsquedas, se determina la presencia de nuestro perfil en las mismas, tanto internas (en el propio Facebook) como de cara a los buscadores.

En las primeras, se puede decidir qué elementos serán visibles: la foto de perfil, la lista de amigos.. Por otro lado, el usuario selecciona si envía su información de Facebook a los principales buscadores o prefiere que no se sepa que posee un perfil en esta red social.

PASO 7. VISIBILIDAD

El menú desplegable situado en la parte superior del control de búsquedas puede ocultarnos a los ojos indiscretos, pero también puede mantenernos «demasiado» en el anonimato. Lo más recomendable es seleccionar la opción Personalizar. Al seleccionarla, emergerá una ventana en la que especificaremos quién y de qué manera nos pueden encontrar en la red social. Si tienes marcado Todo el mundo en Facebook, facilitarás que la gente te encuentre.

Sin embargo, si quieres mantener el anonimato, desmarca esta opción y selecciona en la parte inferior para quién quieres estar disponible. Una vez que has optado por mantenerte en el anonimato, lo habitual es que «te dejes querer» al menos por las redes en las que te has integrado. Optar por la opción Amigos de amigos también parece lógico, ya que podrán buscarte los contactos de tus amigos, entre los que puede haber amigos comunes.

PASO 8. CONTENIDO DE LAS BÚSQUEDAS

Las preguntas que tenemos que hacernos en este aspecto son qué información aparecerá en los resultados de las búsquedas y en qué otras redes quieres incluirte para que otras personas puedan encontrarte. Tanto la foto como un enlace para enviar un mensaje parecen casi obligatorios, el resto son optativos. Respecto al resto de redes «generalistas», el que suscribe estas líneas prefiere no aparecer, pero las redes de instituto o universitarias pueden ser una opción a estudiar.

PASO 9. APLICACIONES EXTERNAS

Las aplicaciones externas, como los juegos y diversos widgets, constituyen uno de los elementos fundamentales para el éxito de esta red social. Ahora bien, se debe considerar que, cuando se instala una de ellas, se ceden los datos personales y fotografías a una empresa externa que no tiene nada que ver con Facebook. En principio, no debe haber ningún problema, pero la garantía es menor.

Antes de la instalación de cada aplicación, aparece una página donde el usuario debe permitir el acceso y, si no lo concede, la aplicación no se instala. Si aceptas, los controles se encuentran en Configuración de privacidad/Privacidad/Aplicaciones. En la visión general, viene una descripción de cómo interactúan las aplicaciones con nuestros datos. Es recomendable leérselo.

PASO 10. CONFIGURACIÓN DE NUESTRAS APIS

En la pestaña Configuración dentro de Aplicaciones, es donde podemos personalizar el uso que hace Facebook con nuestra información respecto a las aplicaciones propias y las externas. Es aquí donde se puede filtrar información nuestra sin que nos demos cuenta. Cuando un amigo se instala una aplicación, esta accede a información suya en la que pueden estar incluidos datos nuestros.

Para evitar este tipo de filtraciones, es recomendable marcar la opción No compartir ninguna información mía a través de API de Facebook. De esta forma, evitamos problemas. Si, por el contrario, sí quieres compartir esta información, en la parte superior, podrás elegir qué quieres compartir y qué mantener en el anonimato.

El usuario dispone de la opción de situar las aplicaciones en la página principal del perfil, de controlar cuándo insertan notas dentro de las noticias de los amigos o de cuándo le remiten correos electrónicos, entre otras posibilidades.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });