Paso a paso

Prueba Linux sin preocupaciones con Virtual Box

Si aún no nos sentimos preparados para dar el salto y abandonar nuestro sistema operativo de toda la vida, empezar con una máquina virtual puede ser una cómoda alternativa

Ángel Puntero Méndez

Habilita permisos de superusuario en Ubuntu

8 julio 2011

Aunque el uso del sistema operativo Linux no entraña ningún riesgo, es normal que tengamos ciertos recelos ante el cambio. Una manera poco traumática de tirarnos a la piscina es la de utilizar un programa de virtualización para llevar a cabo esta tarea. Nos va a resulta cómodo, ya que haremos convivir ambos sistemas en un mismo equipo y nos va a permitir alternar entre uno y otro con el mismo esfuerzo con el que cambiamos de ventana.

NIVEL: INTERMEDIO

Paso 1. Elige una distribución

Virtual Box Windows Ubuntu 1

Existen una gran cantidad de versiones de Linux en el mercado. Cada una con sus puntos fuertes y débiles; seguidores y detractores. En este práctico, hemos elegido Ubuntu porque ha sido diseñado para ser usado de forma amigable, instalarse de manera sencilla y resultar fácil de aprender para los usuarios procedentes de Windows.

Debido a ello, ha gozado de gran popularidad en los últimos años, aunque los usuarios más avanzados se inclinen por otras propuestas. Por todo esto y, si nuestro objetivo es dar nuestros primeros pasos en este sistema, la recomendamos como la candidata idónea. Podremos descargar la imagen ISO libre de cargo en su página web.

Paso 2. Crea tu propia máquina virtual

Según arranquemos Virtual Box por primera vez, deberemos construir nuestra máquina virtual, sobre la que más tarde correrá nuestro sistema operativo. En términos generales, es como un equipo normal: necesita su propio disco duro, su propia memoria RAM… La diferencia es que estos recursos los pedirá «prestados» al equipo anfitrión: nuestro PC.

Virtual Box Windows Ubuntu 2

Para abrir el asistente, pulsaremos en el icono Nueva y, tras darle un nombre identificativo, seleccionaremos el Sistema operativo y la Versión, o distribución en nuestro caso. En el siguiente paso, elegiremos el tamaño de la memoria RAM. No debemos elegir un valor muy alto, ya que el rendimiento de nuestro equipo podría verse afectado. Un buen valor sería un 25% del total de memoria de la máquina, siempre superando al menos los 512 megas y siendo 1 Gbyte altamente recomendable. Una vez hayamos establecido la cantidad deseada, pulsaremos en Next.

Virtual Box Windows Ubuntu 3

Paso 3. Da formato al disco duro

Todos los datos de nuestra máquina también deben ser almacenados en un sistema de archivos. Para ello, crearemos un disco virtual. Nos dará a elegir entre crear uno o usar uno preexistente. Seleccionaremos la opción Crear disco virtual nuevo y, tras pulsar en Next, se abrirá en paralelo el asistente de creación.

Virtual Box Windows Ubuntu 4

En él, tenemos la opción de reservar toda la memoria del disco desde el principio Almacenamiento de tamaño fijo o Almacenamiento de expansión dinámica, el cual asignará el espacio poco a poco según vaya creciendo de tamaño. Un punto a tener en cuenta es que el rendimiento será ligeramente superior si elegimos la primera opción.

Daremos un nombre propio al disco y, por último, escogeremos su Tamaño. En el caso de almacenamiento dinámico, se trata del tamaño máximo hasta el que le estará permitido crecer.

Paso 4. Arráncalo por primera vez

Una vez tengamos montado el equipo virtual, nos aparecerá listado en la página principal. Solo debemos seleccionarla y pulsar el botón Iniciar. Al arrancar, detectará automáticamente que se trata de la primera vez y nos preguntará por el disco de instalación. Emergerá una pantalla sobre la que pulsaremos en el icono de carpeta, abriendo así el Administrador de medios virtuales. Dentro de la pestaña Imágenes de CD/DVD, encontraremos el icono Agregar, que nos permitirá seleccionar la imagen que descargamos previamente. Tras ello, pulsaremos en el botón Seleccionar y Next para iniciar el equipo.

Virtual Box Windows Ubuntu 5
Loading...