Radmin 3.4

Radmin pertenece a la categoría de aplicaciones de acceso remoto que no precisan del navegador web para funcionar, puesto que todas las operaciones se realizan desde la propia interfaz gráfica que ofrece el programa

Sergi Puertas

26 abril 2010

Y ahí radica sin duda alguna su principal atractivo: en que la calidad de imagen que obtenemos del escritorio remoto es impecable y la fluidez de actualización rapidísima, permitiéndonos ver a tiempo real lo que está sucediendo en el otro equipo, hasta el punto de que la visualización de archivos de vídeo a distancia se convierte en una opción viable. Por otra parte, al módulo para la comunicación a través de una ventana de chat se le añade otro para establecer comunicación de voz con el usuario remoto. En consecuencia, nos bastará con altavoces y micrófonos para charlar con el usuario remoto mientras llevamos a cabo operaciones en su equipo.

Al igual que en Beyond Remote Control, deberemos instalar el paquete de servidor en el ordenador remoto y utilizar el cliente o Viewer para visualizar sus contenidos en nuestro equipo. En este último, deberemos introducir la dirección IP del ordenador que queremos administrar. El software está disponible tanto para Mac OS X como para Windows, y cuenta con la posibilidad de instalarse como servicio de sistema en todas las versiones de este último, incluida Windows 7. Gracias a ello, podremos llevar a cabo operaciones avanzadas, como enviar la combinación de teclas Ctrl + Alt + Supr.

La empresa también ofrece Radmin Deployment Package, pensado específicamente para agregar el software de servidor a equipos de manera remota y muy práctico si los usuarios a cuyas máquinas queremos acceder no están familiarizados con la instalación de aplicaciones o si queremos controlar multitud de estaciones de trabajo. En definitiva, una muy buena alternativa, especialmente para aquellos que utilicen Vista o 7.

Loading...