Rayos y truenos

Resulta una tarea bastante difícil y laboriosa capturar un relámpago espectacular durante una tormenta, por eso no es mala alternativa crearlo uno mismo con la ayuda de una herramienta de retoque fotográfico y algunos pequeños consejos y trucos

Juan A. Vicente

Rayos y truenos

22 abril 2009

Los días de tormenta es increíble ver cómo los relámpagos rasgan el cielo con sus hilos eléctricos, pero es bastante difícil captar una instantánea del momento en el que el relámpago alcanza su máxima longitud. Si estás cansado de intentarlo, ahora podrás crear tus propias tormentas eléctricas.

Mediante Adobe Photoshop, aplicando una serie de filtros y con unos pequeños trucos, tendrás en pocos minutos unas imágenes impresionantes, que bien podrían pertenecer a la tormenta del siglo. Sigue los pasos que te explicamos a continuación y verás qué fácil es hacerlo.

Paso 1

Crea un nuevo documento

En el menú superior, elige Archivo y luego Nuevo. En la ventana que se abre, llama al nuevo documento, por ejemplo, Tormenta. En las casillas de Anchura y Altura, especifica el tamaño que quieres que tenga la imagen que vas a crear. Si queremos crearnos un fondo de pantalla, deberemos elegir como unidades los píxeles y el tamaño de nuestro escritorio.

Por ejemplo, como mínimo, será de 1.024 píxeles de ancho por 768 de alto. En resolución, introduce un valor de 72, no hace falta más, puesto que se va utilizar para la pantalla y no para imprimir. Debajo, en la casilla Modo de color, aparecerá por defecto Color RGB, por lo que no hace falta cambiar nada. Por último, en el apartado Contenido de fondo, marca la primera opción, Blanco. Después, pulsa el botón OK para cerrar el cuadro y construir el área de trabajo.

Paso 2

Color gris neutro

Ahora, tienes una imagen blanca en pantalla. Lo primero que hay que hacer es rellenarla con un degradado de color gris. Para ello, en la barra de herramientas de la izquierda, pulsamos el icono para configurar el color frontal. Aparecerá entonces en pantalla la ventana Selector de color.

En la parte derecha, hay varios grupos de casillas. Representan las distintas formas de expresar un color como combinación de tres o cuatro básicos, según el método usado. Busca el grupo de tres casillas que tienen las letras R (red), G (green) y B (blue). En cada una de sus respectivas casillas introduce el valor 128 para lograr un tono gris neutro. Después pulsa OK, de modo que ahora tengas el color gris seleccionado para pintar.

Paso 3

Rellena con un degradado gris

Llega el turno de rellenar la imagen. Pulsa la tecla G para activar la herramienta degradado. Hay cinco tipos de degradado. El que utilizaremos será el que se conoce como radial. Por ello, hay que seleccionarlo en la barra de opciones que ha aparecido arriba, debajo del menú principal.

De los cinco modos de degradado, el radial es el segundo icono empezando por la izquierda. Tras pulsar sobre él, se activará en la imagen. El cursor habrá cambiado de forma. Ahora tendrá forma de +, lo que indica que te dispones a efectuar un degradado. Coloca el cursor en la esquina inferior izquierda y pulsa el botón izquierdo del ratón. Sin soltarlo, desplázalo hacia la esquina superior derecha, sin llegar a ella. Suelta ahora el botón del ratón y tendrás el degradado hecho.

Paso 4

Crea un cielo nublado

A partir de aquí, el resto de los pasos son prácticamente mecánicos y el resultado sorprendente. Primero, hay que aplicar el efecto de un filtro llamado Interpretar. A su derecha, se mostrarán varios tipos, selecciona el que indica Nubes de diferencia.

Al instante, el aspecto de la imagen habrá cambiado. Ahora, la escena recuerda a un cielo nublado por la noche. El filtro Nubes de diferencia utiliza valores generados de forma aleatoria por Photoshop que varían entre el color frontal (activo) y el de fondo para crear un motivo de nubes.

Paso 5

Invierte los colores

Lo siguiente es invertir los colores de la imagen para crear el relámpago luminoso. Para ello, vamos al menú superior y hacemos clic en Imagen y, después, en Ajustar. De las opciones que surgen, escoge la que pone Invertir. Al invertir los colores de una imagen, el valor de brillo de cada píxel se transforma en el valor inverso en la escala de valores de color, que va de 0 a 256.

Así, el cielo nublado nocturno de antes se representará ahora de día, mucho más claro, con tonos grises muy suaves. Aunque no lo parezca, el rayo ya está creado, lo que pasa es que aún no se ve. Para que sea visible, simplemente hay que realizar un pequeño ajuste, como veremos en el siguiente paso.

Paso 6

Iluminación y sombras

Para que aparezca el rayo creado en el paso anterior, hay que definir las iluminaciones y sombras. Para ello, tendremos que usar el comando de Ajuste de Niveles y, concretamente, el denominado Niveles automáticos. Lo podemos hacer siguiendo la ruta Imagen/Ajustes/Niveles automáticos. La imagen volverá a oscurecerse.

Ahora, lo más probable es que ya puedas apreciar en ella el contorno del relámpago que hemos generado. De todas maneras, en el siguiente paso conseguiremos acentuarlo aún más y ya será perfectamente visible.

Ten en cuenta, que el aspecto final del rayo dependerá de la manera en que efectuaste el degradado en el Paso 3 y del motivo de Nubes generado por el filtro en el Paso 4. Modificando estos pasos, obtendrás distintos relámpagos.

Paso 7

Resalta el relámpago

Para que el rayo quede perfectamente resaltado, como sucede en el cielo de una noche tormentosa, hay que utilizar de nuevo el Ajuste de Niveles, pero en esta ocasión no el automático, sino el manual para establecer unos valores determinados.

Así, vamos al menú superior y hacemos clic en Imagen/Ajustes/Niveles. El cuadro que se abrirá con este nombre tiene varias zonas. Fíjate en las casillas que indican Niveles de entrada. La que se va a usar es la central. Aparecerá por defecto el valor 1,00. Pues bien, sustitúyelo por un número entre 0,50 y 0,10. Por ejemplo, 0,30.

Como tienes activada la casilla Previsualizar, que está en la parte inferior derecha, podrás observar al instante el efecto de cada valor que vayas introduciendo. No tienes nada más que hacer en este cuadro. Pulsa OK para cerrarlo y aplicar este cambio. El rayo ahora es perfectamente visible, no hay duda.

Paso 8

Un color para el cielo

Con el relámpago a la vista, lo último es darle un toque de color a la parte supuestamente iluminada por el relámpago para que sea más espectacular. Para ello, usaremos el comando Equilibrio de color. Este permite ajustar el tono de una imagen para eliminar dominancias no deseadas o para crearlas, como haremos en este caso. Pulsa en Imagen/Ajustes/Equilibrio de Color.

La ventana que se lanza está formada, en la parte central, por dos apartados: el referente al Equilibrio de color, propiamente dicho, y el que ajusta el Equilibrio tonal. Puedes probar distintas combinaciones entre todos y obtendrás rayos de lo más impresionantes.

En este caso, como se trata de crear relámpagos de una tormenta convencional bastará con darle un tono azulado. Para ello, selecciona el círculo Medios tonos, del apartado Equilibrio tonal. Ahora, en la parte superior (Equilibrio de color) ve a la última barra, que corresponde a los colores Amarillo-Azul. Allí, introduce algún valor cercano a 100.

También puedes jugar con estos valores si arrastras el regulador de la barra de color correspondiente al Amarillo-Azul hacia la derecha Repite lo mismo, pero ahora para el Equilibrio Tonal/Iluminaciones. Cuando consigas el aspecto que más te guste, pulsa OK y habrás terminado tu paisaje tormentoso.

Temas Relacionados