Reduce el brillo de tu pantalla

Una ventaja de la retroiluminación LED de un ordenador portátil consiste en que, pese a que las primeras implementaciones no son todo lo eficientes que sería deseable, a corto plazo permitirán reducir el consumo de las pantallas LCD

Juan Carlos López Revilla

Reduce el brillo de tu pantalla

29 junio 2009

Una de las ventajas de la retroiluminación LED por la que se están decantando los fabricantes de ordenadores portátiles consiste en que, a pesar de que las primeras implementaciones no son todo lo eficientes que sería deseable, a corto plazo permitirán reducir sensiblemente el consumo de las pantallas LCD.

No cabe duda de que la eficiencia energética de estas soluciones es mayor (y lo será aún más en el futuro) que la de las pantallas tradicionales, que incorporan una lámpara fluorescente de cátodo frío. Aun así, éste es uno de los componentes de los ordenadores portátiles que más consume, por lo que una forma eficaz de dilatar la autonomía del equipo pasa por reducir el nivel de brillo de la pantalla cuando nuestro PC no está conectado a la red eléctrica.

El ahorro que representa esta práctica es considerable, de hecho, casi todos los ordenadores portátiles son capaces de reducir la luminosidad de la pantalla de forma automática cuando son desconectados de la red eléctrica, aunque no al máximo. Por esta razón, una forma eficaz de mermar aún más su consumo pasa por ajustar la intensidad de forma manual.

Para lograrlo, lo único que debemos hacer es pulsar Fn junto a aquella tecla de función delatada por el símbolo de un sol o algo similar en alusión, precisamente, al brillo de la pantalla. Para incrementar el nivel de forma manual presionaremos Fn y la tecla de aumento del brillo. Además, esta práctica tiene una ventaja añadida: prolongaremos la vida útil de nuestra pantalla.

Temas Relacionados