Reinicios inesperados

Un problema relacionado con el hardware de un PC es el de los reinicios no programados del sistema. Algunas veces, lo experimentamos al ejecutar un programa determinado. Otras veces, el reinicio será aleatorio, sucediendo incluso cuando el equipo está arrancando

Eloy García Almadén

Reinicios inesperados

9 septiembre 2009

NIVEL: Avanzado

Un problema bastante común relacionado con el hardware de un PC es el de los reinicios no programados del sistema. Algunas veces, podemos experimentar este hecho al ejecutar un programa determinado, en cuyo caso, el problema estará perfectamente acotado y se deberá a un conflicto existente con dicho software. Otras veces, el reinicio del SO será aleatorio, sucediendo incluso cuando el equipo está arrancando o cuando lleva un rato encendido.

Paso 1

Revisión y limpieza

Cuando el apagado del PC se produce cada vez en un momento diferente, es hora de abrir el equipo y echar un vistazo a su interior. Este tipo de comportamientos erráticos suele deberse al calentamiento de componentes críticos, como la CPU por ejemplo.

Por tanto, lo primero que habrá que revisar son los ventiladores instalados en la placa base, tanto el principal, correspondiente al microprocesador, como los adicionales instalados también en la caja. Si alguno de ellos no funciona correctamente o gira más despacio de lo habitual, sin duda ese será el germen del problema.

La disminución en la frecuencia de giro puede deberse a un fallo mecánico o incluso a la acumulación de polvo y suciedad en su interior. En este segundo caso, será conveniente proceder a la limpieza en profundidad de todo el sistema mediante la utilización de una botella de aire comprimido, por ejemplo. Una botella de 400 ml cuesta unos 7 euros y se compra en cualquier tienda de informática o componentes.

Paso 2

La temperatura

Para mantener a raya la temperatura alcanzada por los componentes del sistema, lo mejor será disponer de monitores que sean capaces de arrojar los grados a los cuales están trabajando las partes esenciales del PC. Por un lado, prácticamente todas las BIOS actuales disponen de este tipo de herramientas, normalmente a través de la opción Hardware Monitor (para entrar en la BIOS habrá que pulsar la tecla F2 o Supr durante el proceso de arranque en la mayoría de los casos).

Aquí, podremos ver de un solo vistazo dichas temperaturas, las revoluciones de los ventiladores principales e incluso programar una alarma que nos avise de que se han alcanzado unos grados determinados. Asimismo, programas como Everest Ultimate Edition 5 (www.lavalys.com) o herramientas adjuntas en el CD de instalación de los drivers de las placas base más modernas nos servirán para visualizar todos estos datos desde el SO.

Paso 3

Masilla térmica

Cuando reemplaces una CPU o te decidas a cambiar su disipador por otro más potente, asegúrate de instalar suficiente masilla térmica entre estos dos componentes. Esta pasta es extremadamente importante para que ambas superficies entren en contacto completamente y asegurarse, de esta manera, que todo el calor generado por el procesador sea evacuado convenientemente.

Para extenderla, inyecta con la jeringa una serie de pequeños pegotes en la parte central y esquinas del microprocesador y extiéndelos con una cartulina hasta crear una capa fina. Recuerda que la masilla debe quedar homogéneamente expandida y nunca deberá rebosar por las esquinas.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });