Resucita tus memorias Flash

No todo está perdido cuando se produce un error en la memoria de la cámara, en el pendrive o en el MP4. Existen distintos programas gratuitos que nos permitirán acudir al rescate de los ficheros almacenados. Te hablamos de ellos a continuación

Javier García-Retamero Redondo

Resucita tus memorias Flash

29 noviembre 2008

Parece que siempre lo peor nos pasa a nosotros. De viaje, con mi flamante cámara digital y su tarjeta de 4 Gbytes de memoria, empiezo a fotografiar todo aquello que me parece interesante. Al final del día, computo unas 300 instantáneas. Así una jornada tras otra. De vuelta a casa enciendo la cámara y el objetivo se queda a la mitad de su recorrido, me he quedado sin pilas.

Tras cargarlas y deseoso de pasar las fotos al ordenador, enciendo la cámara. No puede ser, me aparece el mensaje Error en la tarjeta de memoria. Recurro al viejo truco de apagar y volver a encender, pero sigue torturándome el mismo mensaje. ¿Dónde están mis fotos?

Seguro que a alguno de vosotros os resulta familiar esta situación, bien sea con una tarjeta de memoria, un pendrive, el inseparable MP3… En definitiva, con cualquier artilugio que cuente con una memoria de tipo Flash. Antes de pegarnos cabezazos contra la pared, podemos recurrir a una serie de programas e intentar recuperar los datos y revivir nuestra memoria.

Paso 1

Recuperación de archivos

Tras producirse el error, intentaremos recuperar las imágenes que teníamos en nuestra cámara. Para ello, introduce la tarjeta en un lector de memorias, ya que no es aconsejable conectar directamente el dispositivo (con la tarjeta dentro) al ordenador.

Es muy posible que al intentar acceder a la memoria desde Windows aparezca el mensaje El disco de la unidad no tiene formato, ¿desea darle formato ahora?. Elige No. Abre PC Inspector smart recovery, la primera aplicación que os recomendamos. El programa, incluido en nuestro DVD, está en varios idiomas, incluido el español.

Eso sí, en algunos casos, la traducción puede desorientar y confundir sobre la verdadera utilidad del comando que se está utilizando. De hecho, es más recomendable descargar la versión en inglés desde la página www.pcinspector.de/download_all.htm?language=1.

Esta utilidad lee la memoria, intentando recuperar la información de aquellos sectores que no han sufrido daño físico. Para ello, accede al menú File/settings y cambia el modo de análisis a Intensive Mode, aumenta el tamaño máximo que puede tener un archivo recuperado y pulsa el botón Ok.

A continuación, selecciona la unidad de la que quieres recuperar la información, el tipo de archivos que vas a rescatar, la carpeta en la cual se van a almacenar y el patrón para el nombre de cada uno de ellos. Termina pulsando el botón Start. Una vez terminado el proceso, accede a la carpeta y visualiza una por una las fotos, ya que se puede haber recuperado la miniatura pero no la imagen completa.

Paso 2

Más posibilidades

Otro programa que puede acudir en nuestra ayuda es PC Inspector File Recovery (www.pcinspector.de/download_all.htm?language=1). Con él podemos recuperar archivos eliminados, datos que no encontramos (por un formateo rápido, caída del sistema, etcétera) y acceder a unidades perdidas o inaccesibles. Lo conseguirás yendo hasta el menú Objeto/Unidad, pulsando sobre la pestaña Unidad lógica, seleccionando la que contiene los archivos perdidos y dando al botón de Aceptar.

Haz clic en el botón Encontrar datos perdidos. En la siguiente ventana, delimita la búsqueda, pon el clúster de fin al máximo para que busque en todo el dispositivo. Accede a la carpeta Eliminado, si quieres recuperar los datos que fueron eliminados, o a Perdido para recuperar los que se perdieron por un formateo rápido, etc.

Seguidamente, selecciona los ficheros que quieres recuperar y pulsa en el icono del disquete. En la siguiente ventana selecciona la opción no FAT (consecutive), la carpeta donde almacenar los archivos recuperados y termina aceptando.

Paso 3

Nada es inservible

Terminamos intentando revivir una memoria de la que no necesitamos recuperar la información. Y es que vamos a aplicar un formateo a bajo nivel que hará irrecuperable los archivos que pudiese tener el dispositivo. Abre el programa Hard Disk Low Level Format Tool (http://hddguru.com), elige la unidad que quieres formatear y pulsa el botón Continue. En la siguiente ventana, accede a la pestaña LOW-LEVEL FORMAT y pulsa sobre el botón FORMAT THIS DEVICE.

Una vez terminado el formateo a bajo nivel, extrae la tarjeta y vuelve a introducirla. Abre Inicio/Mi PC y haz doble clic sobre la unidad que quieres abrir. Windows te indicará que El disco de la unidad no tiene formato ¿desea darle formato ahora?. Elige que .

No utilices un formato rápido (Quick format) y asegúrate de seleccionar el sistema de archivos correcto; para memorias Flash suele ser FAT y para pendrives, FAT32. Si no consigues formatear la memoria con Windows, siempre puedes intentar hacerlo mediante la cámara de fotos.

Paso 4

Otras herramientas

Finalizamos este práctico mencionando un par de utilidades que nos pueden ayudar a la hora de trabajar con memorias Flash. Empezamos con TestDisk (www.cgsecurity.org/wiki/TestDisk_Descargar), que permite analizar la estructura de las particiones, buscar aquellas que se hayan perdido, modificar la geometría de la memoria, regenerar el MBR y algunas opciones más.

Por su parte, CardTest (http://sourceforge.net/project/showfiles.php?group_id=163233&package_id=184461&release_id=535877) facilita realizar pruebas de escritura, lectura y borrado sobre la memoria, comprobar la velocidad, inspeccionar y modificar la información que contienen los sectores y recuperar algunos archivos perdidos.

Más vale prevenir

Aunque no hay nada infalible, es aconsejable seguir una serie de pasos para evitar cualquier susto. En primer lugar, en vez de comprar una memoria muy grande, adquiere varias más pequeñas. Siempre será más difícil que se estropeen dos tarjetas que una. Además, en caso de que esto ocurra, no perderás todas las fotos, sino unas cuantas.

Por otra parte, utiliza dispositivos de copia de seguridad, que te permiten hacer una copia del contenido de la tarjeta sin necesidad de que te lleves el ordenador a cuestas. Cada vez que termines una sesión fotográfica, copia el contenido.

Por último, enciende la cámara en modo Visualización. Al no desplegar el objetivo de la cámara, este necesita menos energía. Es cierto que cambiar del modo visualización al de captura requiere energía, pero por lo menos, si el nivel de las baterías es crítico, te aparecerá el mensaje en el modo visualización y te dará tiempo a que la cámara se apague de forma correcta.