Retoques fotográficos: efectos especiales

Durante más de un siglo, los fotógrafos han desarrollado técnicas especiales para crear efectos atractivos para sus instantáneas. Con la fotografía analógica se necesitaban años para dominar una de estas técnicas. Ahora, con Photoshop, sólo se necesitan unos minutos

Redacción

Retoques fotográficos: efectos especiales

27 marzo 2008

Hasta la llegada de la fotografía digital, el proceso de postproducción era muy complejo. Los fotógrafos pasaban horas rodeados de complejos proyectores y cientos de productos químicos para conseguir efectos sutiles.

Ahora, todo ha cambiado. Se han desarrollado técnicas para reproducir las complicadas técnicas de la fotografía analógica en un ordenador. El control sobre las mismas es máximo y, sobre todo, se elimina la exposición a productos potencialmente tóxicos. Los siguientes pasos describen dos de las técnicas más utilizadas en fotografía. Aunque en este caso se han aplicado al mismo retrato, se consiguen resultados similares con cualquier tipo de imágenes.

Paso 1

Aplica un efecto de difusión

Desde los primeros años de la fotografía, los efectos de difusión han sido utilizados para imitar a las pinturas impresionistas. Estos efectos son muy apreciados por los fotógrafos ya que atenúan los defectos de la piel y, al mismo tiempo, sugieren un aspecto glamuroso.

A pesar de ser impactante, este efecto es realmente sencillo de crear. El primer paso es duplicar la fotografía en una nueva capa. Para conseguirlo, basta con seleccionar el menú Capa y Duplicar Capa. Con esta capa seleccionada, hay que expandir el menú Filtro, elegir Desenfocar y seleccionar Desenfoque Gaussiano. El valor del parámetro Radio deberá ser lo más alto posible, pero los rasgo principales deben permanecer visibles. Para una imagen de 5 megapíxeles se puede utilizar un radio de 13 píxeles.

Por ahora el resultado no es glamuroso, sólo es borroso. Para que el efecto empiece a mostrarse hay que cambiar el modo de fusión a Superponer. Aun así, este no es el aspecto final que debería tener. En los dos siguientes pasos se consigue un acabado más atractivo.

Paso 2

Disminuye el contraste

Al utilizar el modo de fusión Superponer, la imagen está más saturada de lo que debería. Todos los elementos de la fotografía están quemados. Para solucionarlo, la mejor opción es disminuir el contraste en la capa Fondo.

Con la primera capa seleccionada, hay que seleccionar Capas, Nueva capa de ajuste y Curvas. La siguiente operación es crear una curva invertida para el canal RGB. Al desplazar algunos puntos se consigue un resultado similar al de la figura que ilustra este paso. Ahora el efecto ya está prácticamente acabado y se ha conseguido un aspecto similar al de las escenas con elfos de «El Señor de los Anillos». Sin embargo, aún se necesitan algunos retoques para recuperar la fuerza de la imagen original.

Paso 3

Rescata detalles

El cerebro humano está especializado en el reconocimiento de patrones faciales. Su atención se centra con mayor intensidad en los ojos y la boca ya que son de vital importancia para diferenciar un rostro de otro. Por esta razón, es de vital importancia rescatar su estado original para recuperar la personalidad del retrato. Tras seleccionar la capa superior (difuminada) y la capa de ajuste, basta pulsar la combinación de teclas Ctrl+Alt+G para agruparlas.

A continuación, hay que seleccionar Capa, Máscara de capa y Descubrir todas para controlar con precisión el efecto. Con un pincel suave y el color negro seleccionado, hay que pintar sobre los detalles que se quieren rescatar (siempre con la capa de máscara activa). Así, se recuperan los detalles de mayor interés.

Esta técnica también se puede utilizar con todo tipo de paisajes ya que el procedimiento es idéntico. Además, al rescatar elementos de la fotografía con la máscara de capa, es posible fijar la atención del observador sobre otros puntos de interés.

Paso 4

Colorea con tonos

La fotografía digital en blanco y negro ofrece muchas posibilidades. Todos los procesos químicos que se utilizaban para proporcionar distintos tonos a las fotografías en papel se pueden reproducir en un programa de retoque. No hay que limitarse a aplicar un filtro de color sepia o a controlar el contraste de la fotografía, se pueden conseguir efectos muy ricos si se utilizan dos tonos complementarios.

Para convertir una imagen a blanco y negro sólo es necesario un cambio de modo. Tras seleccionar Imagen, Modo y Escala de grises, Photoshop aplicará su algoritmo por defecto para generar la nueva imagen (60% de verde, 30% de rojo y 10% de azul). Sin embargo, como el objetivo es trabajar con colores, es imprescindible seleccionar Imagen, Modo y Color RGB para recuperar el espacio de trabajo original pero, esta vez, con una imagen en blanco y negro.

Paso 5

Crea las capas de ajuste

Ahora es el momento de colorear la imagen con dos tonos diferentes. La elección de los colores es personal, pero si son complementarios el resultado será más impactante. Si los dos tonos son iguales, el efecto final será más suave y elegante.

Para aplicar el primer tono hay que crear una nueva capa de ajuste (Capa, Nueva capa de ajuste y Tono/saturación). Tras marcar la casilla de verificación Colorear, el parámetro Tono determina el color del primer tinte. El deslizador Saturación determina la intensidad del efecto, pero es recomendable que conserve un valor bajo (menor de 50). Los cambios se confirman al pulsar el botón OK.

Para conseguir el segundo tono sólo hay que repetir este paso con un valor de Tono distinto. Por ahora, la capa de ajuste superior oculta el efecto de la inferior.

Paso 6

Combina los dos tonos

El objetivo de este efecto especial es aplicar el primero sobre las zonas más oscuras de la fotografía y el segundo sobre las más luminosas. Con las técnicas tradicionales es necesario trabajar con varias máscaras de capa y herramientas de selección avanzadas. Sin embargo, Photoshop ofrece una solución más elegante y sencilla.

Para acceder a las opciones de fusión hay que hacer doble clic sobre la miniatura de capa mientras la tecla Alt permanece pulsada. A continuación, hay que deslizar el marcador negro del parámetro Esta capa hasta que los tonos se distribuyan correctamente. Por ahora, los dos tonos se aplican con demasiada dureza, sin transición entre ellos.

Con la tecla Alt pulsada, hay que arrastrar la parte derecha del indicador negro hacia el extremo derecho. Así, se consigue una transición fluida sin sombras marcadas. Ahora, se puede volver a cambiar el Tono de las dos capas de ajuste hasta conseguir el efecto final.

Programas de catálogo

Los últimos sistemas operativos incluyen pequeñas aplicaciones capaces de catalogar y administrar las fotografías con eficacia, incluso permiten realizar pequeños retoques y aplicar efectos predefinidos. Este es el caso de la Galería fotográfica de Windows Vista. Con la máxima sencillez, permite organizar las fotografías según todo tipo de características, incluidas las etiquetas y los metadatos. Sin embargo, los usuarios con ambiciones profesionales necesitan funciones avanzadas que no están incluidas en las aplicaciones gratuitas.

Dentro de Adobe Creative Suite, un conjunto de programas para el diseño de todo tipo de contenidos, destaca la aplicación Bridge, un programa de catalogación que se integra a la perfección con Photoshop. Es el más utilizado ya que permite procesar los archivos por lotes con la potencia y las prestaciones del programa líder en retoque fotográfico.

En el mercado del software fotográfico existen soluciones más específicas, diseñadas para organizar y gestionar todo el flujo de trabajo, desde el revelado en formato RAW hasta la publicación. Entre este tipo de aplicaciones, la más utilizada por los usuarios domésticos es ACDSee, actualmente en su versión 9. Su excelente relación calidad-precio, su facilidad de manejo y sus funciones de retoque automáticas marcan la diferencia con respecto a otras soluciones.

Los usuarios profesionales suelen decidirse por Aperture y Lightroom, ambas de Adobe. Sin duda son aplicaciones más potentes, pero su precio es, como mínimo, diez veces superior.