Análisis

SlimComputer 1.3, pensado para equipos nuevos

Aunque puede ser utilizado como un programa de optimización general, es conveniente aclarar que Slim Computer ha sido ideado como un software para ser ejecutado en equipos nuevos, recién adquiridos

SlimComputer

5 diciembre 2011

Los fabricantes de hardware cada vez son más propensos a sobrecargar nuestras flamantes adquisiciones con gran cantidad de programas de evaluación, accesos directos o diversos tipos de personalizaciones, en algunos casos, bastante intrusivas. De estas aplicaciones, la mayor parte acabarán desinstaladas o perturbando la experiencia de usuario, por lo que disponemos de dos alternativas: formatear el sistema o ejecutar una herramienta como la que nos ocupa.

A pesar de esta carta de presentación, hemos testeado Slim Computer sobre un equipo con largo tiempo de uso y no ha presentado ninguna limitación para su ejecución. Empezamos a darnos cuenta de que se trata de una herramienta diferente al analizar las optimizaciones, ya que nos choca el poco tiempo invertido, alrededor de 30 segundos. Esto se debe a que el número de tareas realizadas es mucho menor y menos profundo que el del resto de herramientas, dejándose por el camino cosas tan importantes como la reparación del Registro, la limpieza de disco o la desfragmentación del mismo.

Algunas de las opciones, como la desactivación de servicios o de programas de inicio de Windows, no son ejecutadas automáticamente, sino que muestra una serie de recomendaciones sobre los distintos elementos, apoyándose en una base de datos interna. Tras ello, es el usuario el que debe decidir uno a uno si desea desactivar estos elementos o mantenerlos.

Por tanto, una aplicación que peca de poca profundidad de opciones, dejándose algunas de las más importantes en el tintero, y que no ha producido ningún impacto significativo en el rendimiento durante nuestras pruebas. Asimismo, deja demasiadas acciones para que se ejecuten manualmente.

Temas Relacionados