16 soluciones gratuitas para el mantenimiento del PC

A menudo, las herramientas que Windows pone a nuestra disposición para el análisis, la gestión y la limpieza de nuestro equipo nos resultan insuficientes y hemos de delegar estas tareas en software de terceros

Sergi Puertas

16 soluciones gratuitas para el mantenimiento del PC

23 julio 2010

El uso continuado que im­primimos a los ordenadores hace imprescindible que regularmente los sometamos a procesos de limpieza y mantenimiento. Para entender mejor el porqué de estas exigencias, podemos repasar las principales amenazas a las que se encuentran expuestos nuestros equipos organizándolas en dos grandes categorías. La primera la constituyen los propios fallos del sistema y de las aplicaciones instaladas, que llegado cierto punto tendrán consecuencias negativas en el rendimiento. En la segunda podríamos englobar todas las amenazas de seguridad y problemas de funcionamiento ocasionados inten­cionadamente por los distintos tipos de malware. A través del presente informe, hemos tenido en cuenta estos dos frentes y hemos tratado de determinar si las herramientas freeware que circulan por la Red resultan lo suficientemente aptas para delegar en ellas.
Variedad de problemas

En demasiadas ocasiones, los programas que no se desinstalan debidamente o cuyas actualizaciones se realizan con fallos dejan trazas en el Registro. Win­dows seguirá encargándose de cargar y ejecutar entradas obsoletas cada vez que iniciemos el sistema, ralentizándolo a la larga significativamente.

Por suerte, las nuevas versiones que van apareciendo de los controladores del hardware que tenemos instalado acostumbran a mejorar la eficiencia y a prevenir fallos, ventajas de las que no disfrutaremos si seguimos utilizando los que se adjuntaban con el equipo. Esta situación, que hace aconsejable actualizar los drivers a las versiones más recientes, también es extensible a las aplicaciones. Cuando éstas tienen acceso a la Red, pueden incluso provocar incidencias de seguridad. Esta vulnerabilidad puede deberse en parte a que, para un funcionamiento correcto, el sistema operativo precisa mantener en segundo plano una serie de procesos en ejecución, que se ponen en marcha durante el proceso de arranque. Algunos de ellos no solo no mejoran el rendimiento, sino que, por el contrario, lo perjudican. Así pues, cada cierto tiempo no está de más hacer un repaso a los procesos activos y efectuar una criba. El malware está directamente relacionado con el caso aquí descrito, pues con frecuencia mantiene procesos en segundo plano que, enmascarándose tras los nombres de conocidos servicios de Windows, consumen gran cantidad de recursos de sistema, lastrándolo y entorpeciendo nuestro trabajo.

TweakEasy

Otro inconveniente al que prác­ticamente todo usuario de PC se ha enfrentado en alguna ocasión es el excesivo consumo de disco, cada vez mayor en la era de la multimedia. Conforme va pasando el tiempo, va­mos aglomerando información en nuestras unidades; lle­gado cierto punto, el desorden es tal que no resulta fácil llevar a cabo una limpieza para ganar espacio. Por si fuera poco, no es raro que, durante el proceso, el sistema nos advierta de que ciertos ficheros no se pueden eliminar. En algunos casos, el problema radicará en que el archivo está abierto por alguna aplicación que lo mantiene secuestrado; en otros, se tratará una vez más de malware.

Alternativas

Todo problema tiene solución

Afortunadamente, existen centenares de utilidades que nos ayudarán a paliar y prevenir problemas como estos que acabamos de mencionar. Así, por un lado, contamos con herramientas especializadas en las que bastarán unas sencillas operaciones para detectar y eliminar el software malicioso cada vez más abundante. Por otra parte, gracias a programas para la gestión de procesos como Process Monitor, podremos visualizar a tiempo real todos los que se ejecutan en ese instante en nuestro equipo, obtener información adicional sobre ellos y, si estimamos que son superfluos, cancelarlos. Más tarde, aplicaciones como CCleaner nos permitirán desactivar la ejecución automática de servicios inútiles que tiene lugar durante el proceso de arranque.

Editar las entradas del Registro y de otros ficheros de configuración de sistema empleando Regedit o el Bloc de notas puede resultar una labor muy compleja para el no iniciado, pero muy sencilla si se utiliza un programa como TweakEasy, cuya in­tuitiva interfaz mues­tra información sobre cada uno de los aspectos de configuración del equipo.

Los procesos de desinstalación defectuosos pueden paliarse fácilmente con el empleo de una utilidad como Revo Uninstaller. Si un fichero está secuestrado por otra aplicación, File­Assassin lo liberará para, acto seguido, eliminarlo sin mayor problema si lo consideramos oportuno. Si por un casual luego descubrimos que borrarlo ha sido un error, Recuva nos ayudará a tratar de recuperarlo, y así sucesivamente podemos poner remedio a todas las carencias del sistema operativo.

Tal vez a día de hoy la implantación masiva de Internet en hogares y oficinas suponga una de las principales fuentes de amenazas, pero lo cierto es que por otra parte nos proporciona utilidades capaces de poner solución a cualquier anomalía.

Piriform

Una muestra significativa

Las soluciones que revisamos son completamente gratuitas y cubren los principales aspectos de gestión, limpieza y análisis del ordenador. No obstante, es posible que las incidencias con las que te topes precisen, en ocasiones, del empleo de programas especializados en otras facetas. Tras los excelentes resultados que arrojan los que aquí reseñamos, podemos prácticamente asegurar que, si indagas en la Red, es casi seguro que darás con lo que necesites. Dos buenos ejemplos adicionales los constituyen un desfragmentador de disco tan eficiente como JkDefrag, o Easus Partition Manager, que te permitirá editar y gestionar las particiones de tus unidades con facilidad y fiabilidad. El resto, como comprobarás si realizas las búsquedas pertinentes, está a solo unos pocos clics de ratón de distancia.

La opinión de PC Actual: Éxito Freeware

Hoy en día, prácticamente todos los ciudadanos del primer mundo somos usuarios potenciales de aplicaciones orientadas al mantenimiento y la gestión del equipo. Por ello, tenemos una oferta amplísima en la que para cada cometido específico existen centenares de soluciones de pago. El lanzamiento de una más solo parece justificado si por sus características puede destacar entre la competencia, cosa que raramente sucede. La distribución en régimen gratuito parece constituir, así pues, una opción más que lógica para programadores y pequeños grupos que desean dar a conocer sus ideas o hacerse un hueco en el mercado.

Usuarios y desarrolladores

La ley de probabilidades parece apuntar a que entre el sinfín de lanzamientos en régimen gratuito que se efectúan año tras año tiene que haber material de calidad, y el presente informe confirma que así es. Los programas analizados, cada cual en su correspondiente categoría, han demostrado tener bien poco o nada que envidiar al software de pago. A día de hoy, algunos se han convertido ya en auténticos estándares en su campo.

La competencia que se establece entre distintas aplicaciones gratuitas con el mismo fin (como es el caso de Ad-Aware y Spybot, un dueto al que tal vez pronto habrá que añadir el Anti-Malware Toolkit de MalwareBytes como tercero en discordia) redunda en beneficio de los usuarios, que obtienen un parque de herramientas de indudable calidad sin verse obligados a desembolsar dinero por ellas. El panorama, en este sentido, no podría resultar más halagüeño, como bien muestran, sin ir más lejos, SpyBot y CCleaner. La primera cuenta con la ventaja añadida de poder ejecutarse en todos los sistemas Windows de 64 bits; y si bien la segunda no integra un limpiador de Registro tan eficiente como el que ofrece Argente, en los demás aspectos resulta difícil de superar.

Opinion

El hecho de que algunas de las aplicaciones más destacadas, con centenares de miles de usuarios, hayan sido abandonadas a su suerte a pesar de su gran éxito parece poner en entredicho la validez del freeware como régimen para la difusión de software. En cuanto a los programas que siguen en activo, cabe preguntarse si los programadores que se embarcaron en su desarrollo por afán de diversión o con fines altruistas conservarán su entusiasmo indefinidamente. También si aquellos que llevan a término su tarea con objeto de obtener ingresos a través de la publicidad o por otros medios indirectos podrán permitirse seguir trabajando en sus respectivos proyectos y vivir de ellos. No olvidemos que el aluvión de aplicaciones gratuitas que se ofertan implica una fragmentación del grupo de usuarios potenciales, que con demasiada frecuencia tienen muchas y muy buenas opciones y escogerán la que les parezca mejor tras una brevísima evaluación o por la que descubrieron primero.
Buena parte de las herramientas puestas a análisis en el presente informe ofrecen la opción de efectuar donativos on-line, un método de remuneración con el que la mayoría de usuarios no estamos aún lo bastante familiarizados, pero tal vez vaya siendo hora de que nos concienciemos de hasta qué punto esta fidelización con el software que empleamos puede ser una excelente opción. A fin de cuentas, probablemente, las otras impliquen el abandono de proyectos interesantes por parte de los programadores, una disminución en la calidad y acaso una dependencia más severa de las aplicaciones de pago.

Lo mejor: sin coste alguno

Hoy se producen tantos y tan variados programas para el mantenimiento y la gestión del PC que podemos encontrar decenas de ellos en régimen gratuito capaces de cubrir nuestras necesidades, sean cuales sean éstas. Los programas aquí analizados son una buena prueba.

LO_MEJOR

Lo peor: el cierre de proyectos

Algunos de los programas más interesantes que se ofrecen en régimen de freeware son abandonados por sus desarrolladores, que pasan a trabajar para las grandes compañías o los remodelan para convertirlos en aplicaciones de pago.

LO_PEOR

Temas Relacionados