Spotify, con un impresionante catálogo

Llegó por sorpresa, pero su impacto en la comunidad de internautas y usuarios de informática ha sido asombroso. Spotify está triunfando donde otras han fracasado, y ofrece todo lo que aplicaciones como Napster o AudioGalaxy ofrecían, pero de forma legal

Javier Pastor Nóbrega

3 agosto 2009

La primera diferencia con el resto de aplicaciones reside en el hecho de que, al menos por ahora, Spotify es una solución basada en un cliente que deberemos instalar en nuestro ordenador. Con una interfaz muy a lo iTunes, en Spotify tan solo tendremos que introducir una canción o artista para que el enorme catálogo de la aplicación nos ofrezca un gran número de resultados, incluso en el caso de artistas o temas algo peculiares.

La base de datos es uno de los puntos fuertes de Spotify, cuyos responsables han llegado a acuerdos con un buen número de distribuidoras para emitir esas canciones de forma legal. Últimamente, se han añadido opciones como las de comprar la música que estamos escuchando a partir de acuerdos con tiendas como 7digital (http://es.7digital.com), lo que va perfilando claramente su interesante modelo de negocio.

Lo que lamentablemente no aporta aún Spotify es un componente social claro, al menos de forma directa. Sin embargo, eso se compensa con su protocolo spotify:, que enlaza directamente con la aplicación y que permite acceder a cientos de listas de reproducción con todo tipo de géneros y artistas. Lástima que no haya un apartado de recomendación… por ahora.