Sustituye la fuente de alimentación

Una de las averías más típicas que se presentan en los servicios técnicos de ordenadores es la sustitución de una fuente de alimentación averiada porque el equipo no puede arrancar o produce reinicios inesperados

11 octubre 2012

Una de las averías más típicas que se presentan en los servicios técnicos de ordenadores es la sustitución de una fuente de alimentación averiada.

La manifestación más típica de este hecho es que el equipo no puede arrancar (en algunos casos, se producen reinicios inesperados). Si estás lo suficientemente seguro de que la avería radica en este componente, puedes comprar una nueva fuente de alimentación de al menos la misma potencia que la que tenías anteriormente y proceder a sustituirla.

El proceso es sumamente sencillo. desconecta por completo el equipo de la corriente, espera unos minutos a que baje la temperatura de los componentes y abre el lateral del chasis. Localiza la fuente de alimentación y todos los cables que de ella salen. Cada uno de ellos suministra energía a un componente del equipo (placa base, disco duro, lector DVD y tarjeta gráfica). Aprovecha para fijarte en el modo en que están conectados antes de desconectarlos,si es necesario hazte un dibujo o toma imágenes.

Una vez desconectados, dirígete a la parte trasera del chasis y desatornilla la fuente de alimentación con un destornillador de estrella. Ha llegado el momento de colocar la nueva fuente de alimentación. Lo primero que hacemos es colocarla en su posición y atornillarla por la parte trasera al chasis. En este momento, debemos ir conectando los cables de alimentación a cada uno de los dispositivos, tal y como estaban antes. Fíjate en la forma de la toma de corriente para seleccionar el cable de alimentación apropiado.

Cuando tengas todo conectado, cierra el chasis y fíjate en que la fuente está en modo on. Si no ha habido ningún inconveniente, el equipo debería arrancar de manera habitual

Loading...