Especial Trucos

Todo lo que debes saber sobre tu ADSL

Si quieres conocer a fondo tu línea ADSL, sigue leyendo. Te damos las claves para optimizar su velocidad, saber utilizar los comandos de red o hacer un repaso a tu equipamiento

María Elena Andrés Hernández

Todo sobre ADSL

22 junio 2012

Existen múltiples variables que pueden hacer que tu conexión ADSL no rinda como debiera. Una de las principales preocupaciones de los usuarios es la velocidad real de la misma y las posibilidades que tenemos de mejorarla.

Como sabemos, la velocidad real y la teórica no se corresponden; siendo la primera la que contratamos con la operadora y la segunda la que realmente recibiremos en casa, y que estará condicionada por varios factores, entre los que destaca la atenuación de la señal, el ruido, las interferencias o el tráfico. Igualmente interesante resulta conocer y saber localizar los parámetros clave que están relacionados con el acceso a Internet: dirección IP, máscara de subred, tabla de enrutamiento… Pues la desconfiguración de cualquiera de ellos puede afectar de forma definitiva a la conexión, independientemente del hardware con el que se cuente.

Si las luces de tu router parpadean de una forma inusual o han cambiado de color, tienes un problema de conexión. Si ya has descartado que sea el software el que lo ha provocado, es posible que se deba a un mal estado de la conexión del equipamiento hardware. Vamos a ver qué aparatos pueden estar involucrados en el fallo y cómo resolver algunos de los problemas más básicos.

Partimos de que las líneas ADSL utilizan la línea de teléfono convencional para dar servicio, con lo que, para transmitir de forma simultánea voz y datos, es necesario instalar dispositivos que modulen la señal, tal es el caso del módem o router, así como otros que hagan de filtros, es decir, los splitters y los microfiltros.

Para terminar, también veremos los tipos de cable que intervienen en una red doméstica y cómo influye su calidad en la capacidad de la misma, pues no todos soportan las mismas velocidades. En definitiva, a continuación, te ofrecemos las claves para que conozcas tu infraestructura ADSL, con el fin de que estés informado y, en caso de fallo, sepas qué has de comprobar y cómo actuar.

Todo sobre ADSL 9

Cómo conseguir la velocidad perfecta

Truco 1. Test de velocidad

Para comprobar la velocidad de la línea, es conveniente realizar la operación con el cable Ethernet conectado al router, dado que la medición en conexiones inalámbricas puede verse desvirtuada por interferencias o atenuaciones. Existen varias páginas en Internet para chequear la velocidad; entre otras, www.testdevelocidad.es, www.internautas.org/testvelocidad y www.speedtest.net. Puedes probar con todas ellas para obtener un resultado lo más fiable posible.

Todo sobre ADSL 1

Recuerda que debes parar todas las operaciones de carga o descarga de ficheros mientras dure el proceso del test. Algunas te ofrecen, además de la velocidad de subida y de bajada en Kbps o Mbps, datos adicionales, como la distancia al servidor o la latencia. No te olvides de contrastarlos con los datos contratados con tu proveedor. Como regla orientativa, una conexión de banda ancha de gran calidad alcanza el 80% de su velocidad de pico. Empieza a preocuparte si tu velocidad real no llega al 50%.

Truco 2. Dos valores imprescindibles

Dos importantes parámetros que determinarán la velocidad máxima que podemos alcanzar en la línea son la atenuación y la relación señal-ruido (SNR). Nos dan una idea de la degradación de la señal en su camino hasta la red. Encontrarás sus valores en la página de configuración de tu router o módem. Además, te interesará conocer qué valores orientativos se esperan para el correcto funcionamiento del servicio. En cuestión de atenuación, si quieres alcanzar 1 Mbps con garantías, este parámetro no puede superar los 41 dB; y para 20 Mbps, debe ser inferior a 20 dB.

Todo sobre ADSL 2

En el caso de la relación señal-ruido, se considera una conexión muy deficiente aquella con una SNR menor de 6 dB; una conexión que posiblemente tenga problemas, si tiene entre 7 y 10 dB, y una buena conexión, entre 11 y 20 dB. En general, es complicado para el usuario final reducir la atenuación, porque se debe en muchos casos a factores como las imperfecciones que tenga el tendido. En el caso del ruido, si detectas un nivel anormalmente elevado, prueba a chequear el splitter o los microfiltros.

Temas Relacionados