Todo el potencial de la Play

PlayStation 3 y PSP, las dos últimas consolas de Sony, son unas maravillas de la tecnología a las que se puede sacar mucho más provecho de lo que parece. En este práctico, aprenderemos a utilizarlas conjuntamente como media center remoto

José María Arias-Camisón Cano

Todo el potencial de la Play

15 julio 2008

Basta con encender cualquier consola de última generación para darse cuenta de que aquellos tiempos de meter un cartucho, encender la consola y ponerse a jugar han quedado lejos. Las videoconsolas son auténticos centros multimedia que ofrecen un enorme abanico de posibilidades. Sin embargo, aprovecharlas todas no es siempre sencillo y muchos usuarios se limitan a utilizar sus máquinas únicamente para jugar porque ignoran hasta dónde pueden llegar.

Maneja la PS3 desde la PSP

Primero, aprenderemos a usar la PSP como controlador remoto de nuestra PS3, pudiendo acceder desde la portátil a la consola de sobremesa desde cualquier lugar del mundo, reproduciendo incluso archivos multimedia albergados en nuestro ordenador.

Paso 1

Conecta PS3 con el mundo

Lo primero que tendremos que hacer es configurar el acceso a Internet de PlayStation 3 mediante el asistente de conexión, desde Ajustes/Ajustes de Red/Ajustes de conexión a Internet. También activaremos la opción Conexión al servidor multimedia dentro del apartado Ajustes de red.

Paso 2

Configura el uso a distancia

El siguiente paso consiste en preparar las dos máquinas para que se entiendan. Desde PS3, accederemos a Ajustes/Ajustes de uso a distancia y seleccionaremos Registrar dispositivo. Veremos que nos solicita que conectemos mediante un cable USB nuestra PSP en modo USB. Así, tras conectar la PSP a la PlayStation 3 mediante el cable USB, accederemos en nuestra PSP a Ajustes/Conexión USB. Tras unos segundos, las dos consolas estarán emparejadas. Ahora, nos queda activar la opción Inicio a distancia en la PlayStation 3, que está dentro de Ajustes/Ajustes de uso a distancia.

Paso 3

Un servidor multimedia

Si bien este paso no es necesario para utilizar el binomio PS3-PSP, resulta muy útil para aprovechar totalmente nuestro media center particular. Existen numerosos programas para crear servidores multimedia en PC, pero nosotros nos hemos decantado por la última versión de Winamp, la 5.53, descargable desde www.winamp.com/player.

Durante la instalación, debemos asegurarnos de marcar la casilla Instalar Winamp Remote. Una vez completada, y tras crear nuestra cuenta de Winamp Remote, haremos clic con el botón derecho sobre el icono de la aplicación situado junto al reloj de la Barra de inicio y pulsaremos Configurar. Ahora, sólo tendremos que escoger las carpetas de nuestro ordenador que deseamos compartir y aceptar.

Paso 4

Conecta desde cualquier lugar

Ya tenemos todo correctamente configurado, así que lo único que nos queda es conectar y comprobar si funciona. Como hemos dicho, no es necesario que nuestra PSP esté cerca de la PlayStation 3, ya que no nos vamos a conectar vía LAN sino mediante Internet. Sólo tenemos que asegurarnos de dos cosas, que el punto de acceso al que se conecta la PlayStation 3 esté encendido y que el ordenador esté funcionando, si queremos acceder a su contenido. No es necesario que la PS3 esté encendida, ya que en el paso previo la configuramos para que fuese nuestra PSP quien diera la orden de encenderla en remoto.

De este modo, desde la PSP y tras comprobar que el interruptor del WiFi de la portátil está encendido, iremos a Red/Uso a distancia/Conectarse mediante Internet. Si ya tenemos un punto de acceso configurado, la PSP se conectará directamente a Internet. En caso contrario, la portátil escaneará las redes disponibles y tendremos que seleccionar una. Tras este trámite, nuestra PSP dará a la PS3 la orden de encenderse y, después de unos segundos, veremos en la pantalla de la PSP la interfaz de la consola de sobremesa. Podremos acceder a todo el contenido guardado en la consola, música, fotos, vídeos, etc.

También será posible acceder a los dispositivos USB que estén conectados a la PlayStation 3, de modo que si tenemos un disco duro externo con películas en DivX, las veremos sin problemas desde la PSP. Podremos, incluso, ejecutar algunos juegos de PS3 y jugarlos en la portátil sin mayores problemas. Y, por supuesto, accederemos al servidor multimedia que creamos con Winamp para ver cualquier archivo de vídeo o sonido que tengamos alojado en nuestro ordenador personal.

También disfrutaremos de todas estas ventajas en red local conectando directamente con la PS3 o a través de nuestro router de casa si al conectar las consolas seleccionamos Conectar mediante una red privada.

Una distribución Linux en tu PS3

Convertir tu PS3 en un ordenador completo de sobremesa es perfectamente posible gracias a Yellow Dog, una distribución Linux concebida expresamente para el procesador Cell, el corazón de PS3. Con unos sencillos pasos darás una nueva vida a tu consola.

Paso 1

Prepara tu consola

Si tu consola no es nueva y la has estado utilizando durante un tiempo, seguro que tienes una buena cantidad de partidas guardadas, juegos instalados, vídeos, música y fotos en su disco duro. Lo primero que tendremos que hacer en tal caso será un backup de todo el contenido. Para ello, conectaremos un disco duro externo a cualquier puerto USB e iremos dentro del menú de PS3 a Ajustes/Ajustes del sistema/Herramienta de copia de seguridad/Crear copia de seguridad. En función de la cantidad de datos a guardar, tardará más o menos tiempo.

Paso 2

Reemplaza el disco duro

El disco que montan las PS3 actuales es de 40 Gbytes, un tamaño muy justo si queremos instalar Linux y utilizar, además, la consola para jugar. Por ello, hemos considerado adecuado emplazar un disco duro mayor, de 250 Gbytes, para no tener ningún problema de espacio. PlayStation 3 emplea discos duros de 2,5 pulgadas de 5.400 rpm, como los de la mayoría de portátiles. Es posible emplearlos de 7.500 rpm, pero desaconsejamos su uso porque son potencialmente menos estables con la consola de Sony. Cambiar el disco duro de la consola es un proceso sencillo.

Primero levantaremos la tapa alojada en la base de la consola (considerando como base el lado inferior de la máquina cuando esta está en posición vertical) haciendo presión en el lateral derecho y sacándola con cuidado. Ahora, retiraremos el tornillo azul, levantaremos la pestaña de metal, la desplazaremos hacia la derecha y tiraremos hacia nosotros del disco duro. En este paso, será necesario retirar los cuatro tornillos que sujetan el disco duro con su chasis con sumo cuidado, ya que son extraordinariamente blandos y están apretados con mucha fuerza, de modo que usaremos un destornillador manual de su «talla» exacta. Una vez retirado, montaremos el nuevo disco repitiendo los mismos pasos a la inversa.

Paso 3

Formatea y prepara el arranque

Con el nuevo disco duro dentro de la consola, procederemos a formatearlo. Tras encender la máquina, iremos a Ajustes del sistema/Herramienta de formateo/Formatear disco duro. A continuación, nos preguntará si deseamos crear una partición, a lo que responderemos que queremos personalizar el tamaño de la misma.

La consola nos da la opción de dar sólo 10 Gbytes al sistema operativo de la consola y el resto del disco duro al otro sistema operativo o hacerlo al revés. Nosotros se los hemos dado a Linux y hemos cedido el resto a la consola, ya que las instalaciones de los juegos suelen tener tamaños considerables y vamos a emplear un disco duro externo para guardar los datos que manejemos con Linux.

Tras este paso y el posterior reinicio, introduciremos el DVD de Linux que habremos descargado previamente desde cualquiera de los servidores listados en www.terrasoftsolutions.com/support/downloads, correspondiente a la versión 6.0 de Yellow Dog, la distribución específica para procesadores Power PC. A continuación, en el menú de la consola, iremos a Ajustes/Ajustes de sistema/Instalar otro SO. En este momento, la consola buscará en el DVD de Yellow Dog el instalador y el bootloader. Pulsaremos Ok en la siguiente ventana cuando encuentre el archivo correspondiente.

Entonces, tenemos que indicar a la consola que arranque desde el otro sistema operativo en lugar de hacerlo desde el propio. Para ello, iremos de nuevo a Ajustes/Ajustes de sistema/Sistema por defecto/Otro SO y, tras elegir esta opción, la consola se reiniciará para dar paso a la instalación de Yellow Dog.

Paso 4

Instala Yellow Dog

Es muy importante que conectemos un teclado y un ratón USB a la consola para completar la instalación del nuevo sistema operativo. También es importante que conectemos ésta a un monitor o televisor mediante HDMI o un cable de componentes. Tras el arranque de la consola, aparecerá una pantalla llena de líneas de código y con dos simpáticos pingüinos. Tras un pequeño chequeo de hardware, aparecerá en la línea de comandos kboot/. Pulsaremos Enter y continuaremos la instalación mediante el asistente de Yellow Dog. Inmediatamente después, el instalador ofrecerá la posibilidad de chequear el DVD que está dentro de la consola para comprobar que todo está donde debe.

Si decidimos hacer el chequeo y todo sale bien, nos escupirá el disco por si necesitamos introducir otro volumen. Como no es el caso, volveremos a meter el DVD en la consola y seleccionaremos Skip mediante el teclado para saltar otra comprobación y poner en marcha el resto del proceso.

A partir de este paso, sólo hemos de tener cuidado cuando nos pregunte de qué modo queremos formatear la partición física, que, en nuestro caso, será la opción por defecto cuando aparezca una intimidante ventana de advertencia «La tabla de particiones del dispositivo ps3da está dañada…». Sólo tendremos que aceptar y elegir qué tipo de uso vamos a dar al Linux de PS3, si como sistema ofimático, de desarrollo o como servidor. En cada uno de los casos, Yellow Dog instalará una serie de aplicaciones específicas acorde con el uso que hemos indicado que vamos a dar a nuestro ordenador, aunque, en cualquier caso, siempre podemos personalizar manualmente qué queremos cargar o hacerlo más tarde.

Después de estas decisiones, sólo queda elegir la contraseña de administrador (alfanumérica y de ocho dígitos como mínimo) y esperar a ver cómo se llena la barra de proceso.

Paso 5

Configura Yellow Dog

Una vez que haya concluido la instalación, la consola se reiniciará. Extraeremos el DVD cuando nos lo escupa, ya que de lo contrario comenzará de nuevo el proceso de instalación, y completaremos la configuración de la máquina mediante el asistente que aparecerá automáticamente en el primer arranque.

Será necesario aceptar el acuerdo de licencia, configurar fecha y hora, crear una cuenta de usuario y configurar el dispositivo de sonido. Una vez hecho, tendremos una instalación completa y funcional de Linux en nuestra PS3. Sólo nos queda restaurar la copia de seguridad de los datos que hicimos previamente. Para ello, arrancaremos el sistema operativo original de la consola (ver cuadro adjunto) y ejecutaremos la aplicación de restauración desde Ajustes/Ajustes de sistema/Herramienta de copia de seguridad/Restaurar.

Notas y documentación

Añadiremos un par de anotaciones al práctico de instalación de Linux:

* Si deseamos arrancar la consola desde el sistema operativo original de PS3, tenemos dos opciones. Una se ejecuta desde el propio Yellow Dog, desde Principal/Aplicaciones/Boot Game OS. La otra opción consiste en arrancar la consola manteniendo pulsado unos segundos el botón de encendido.

* Cuando apaguemos la consola estando en Linux, es recomendable hacerlo desde el propio sistema operativo y no con el botón de apagado directamente.

* Existe una enorme cantidad de documentación en la página de los autores de Yellow Dog indispensable para explotar el sistema operativo al máximo.

* Es aconsejable tener a mano el manual de la consola, accesible desde http://manuals.playstation.net/document/es/ps3/current/index.html

* Tanto el cambio del disco duro como la instalación de Linux son procesos totalmente permitidos por Sony que no anulan la garantía de la consola.

* Este paso a paso está realizado con el firmware 2.30 de PlayStation y el 3.80 de PSP.

* El disco duro utilizado para ampliar nuestra consola ha sido un Western Digital Raptor de 2,5” a 5.400 rpm con una capacidad de 250 Gbytes, cuyo precio estimado es de 170 euros.