Paso a paso

Transforma tu portátil en un sobremesa todoterreno

La potencia de los actuales notebooks nos permite prescindir del PC de sobremesa y tener un solo equipo para todo. No obstante, aún adolecen de ciertas carencias. Descubre cómo superarlas eficazmente

Enrique Sánchez rojo

Transforma tu portátil en un sobremesa

28 diciembre 2012

La potencia de los actuales notebooks nos permite prescindir del PC de sobremesa y tener un solo equipo para todo. No obstante, aún adolecen de ciertas carencias. Descubre cómo superarlas eficazmente.

Apesar de que los portátiles lideran las ventas, los PCs de sobremesa siguen siendo ampliamente utilizados tanto en el ámbito residencial como, sobre todo, en el profesional. Los equipos de sobremesa ofrecen algunas cualidades que un portátil como tal no está preparado para ofrecer. Una de las más evidentes es la ergonomía de la que presume un sobremesa gracias a su amplio teclado, ratón externo y, por lo general, gran pantalla. Y es que es innegable que resulta mucho más cómodo y práctico trabajar con un sobremesa que con un portátil sin accesorio alguno.

Otro aspecto importante es el que se refiere al hardware de la máquina, tanto a nivel de prestaciones, como en posibilidades de ampliación y conectividad. En lo que se refiere a las prestaciones, si bien es cierto que los sobremesas de gama más alta siguen resultando mucho más potentes que cualquier portátil, en las gamas intermedia y baja el nivel de rendimiento de estos últimos no tiene nada que envidiar al que ofrecen sus «hermanos mayores». Se sigue manteniendo la máxima de que a igual productividad los sobremesa son algo más baratos, aunque las distancias son cada vez más cortas.

En ampliaciones y conectividad, en cambio, las diferencias son definitivas: un sobremesa tradicional siempre ofrecerá mayores opciones en este sentido, pues dispone de espacio interno para acomodar conectores y bahías que en un portátil serían imposibles. Ahora bien, dado que cada vez es más común tener un portátil, y que su rendimiento nos permite desarrollar prácticamente cualquier tarea, es cada vez más interesante dotarlo de los elementos necesarios para sustituir a nuestro sobremesa. Así solo tendremos que comprar un único PC, el portátil, y podremos amortizarlo mucho mejor utilizándolo tanto cuando estamos trabajando en nuestra mesa de casa como en la oficina, o, incluso, si estamos fuera y necesitamos un equipo ligero y con buena autonomía.

En este práctico os contamos qué accesorios son imprescindibles para convertir un portátil en un verdadero PC de sobremesa, así como varios trucos y consejos para que esta nueva vertiente de vuestro notebook sea lo más productiva posible.

1. Monitor externo

La primera pieza que necesitaremos para convertir nuestro portátil en un sobremesa será un monitor TFT de cierto tamaño. Aquí nuestra recomendación es comprarlo, como mínimo, de 21 o 23 pulgadas, sobre todo teniendo en cuenta que podemos encontrar modelos de esas dimensiones desde poco más de 100 euros.

Aun así, conviene no escatimar demasiado el presupuesto en este elemento y buscar un modelo lo más grande que podamos pagar, con al menos una resolución Full HD (1.920 x 1.080 puntos) y con un nivel de calidad mínimo. Os recomendamos comenzar mirando la oferta de marcas como Asus, LG, Philips o Samsung, que suelen ofrecer una muy buena relación calidad/precio en sus modelos.

Transforma tu portátil en un sobremesa 1

Eso sí, prestad mucha atención a la conectividad de la pantalla. Si nuestro portátil cuenta con salida HDMI, os recomendamos buscar una pantalla con esta conexión digital y dejar de lado el clásico conector D-Sub 15 que un buen número de portátiles ofrece. Esta última salida es analógica y su calidad de imagen es incomparable a la salida digital HDMI. Igualmente, sería muy interesante comprar una pantalla que integre su propio concentrador USB para, así, utilizarlo como punto de conexión de todos los dispositivos externos.

Por último, si nuestro presupuesto nos lo permite y estamos buscando monitores de gama alta, sería una buena idea adquirir uno con un sistema de altavoces integrado. De ser así tendremos un sonido de calidad sin necesidad de elementos adicionales que ocupen más espacio en nuestro escritorio.

2. Teclado y ratón

Esta es, sin duda, la parte más fácil. Lo más recomendable es buscar un kit de teclado/ratón que se adapte a nuestras preferencias de tacto, disposición, dureza de teclas, etc. Siempre que nos movamos en productos de calidad (Logitech, Microsoft o similares), no hay una regla exacta para elegir un teclado ideal para nosotros. Cada persona tiene sus gustos y, al igual que algunos prefieren las teclas grandes y con mucho recorrido, otros se sienten más cómodos con los nuevos modelos de teclas en isla. Lo que sí es interesante es fijarse en la base de conexión al PC.

Transforma tu portátil en un sobremesa 2

Así, mientras que algunos kits utilizan un pequeño adaptador USB no más grande que una llave de memoria Flash, otros ofrecen complejas bases que incluso permiten la carga del ratón. Es solo una recomendación, pero los que ofrecen el receptor USB de pequeñas dimensiones eliminan cables de la mesa, ahorran espacio y son más estéticos.

3. Hazte con un soporte

Llegamos a un elemento que probablemente muchos ni se hayan planteado, pero que, sin embargo, es fundamental para convertir de verdad un portátil en un PC de sobremesa. Nos referimos a un verdadero soporte, y no a esas bases que se han popularizado en los últimos años que permiten inclinar el portátil ligeramente para trabajar más cómodamente con él sobre la mesa. Esta clase de bases suele integrar ventiladores, pero lo cierto es que ocupan una gran superficie sobre la mesa, por lo que no son muy prácticas si vamos a trabajar con un teclado y monitor externos.

En su lugar os recomendamos buscar un soporte en vertical u horizontal para colocar bajo el monitor. En el primer caso os adelantamos que en el mundo PC el número de soportes en vertical es francamente reducido. Si buscamos en Google o eBay podremos encontrar algunos fabricantes desconocidos que, al menos, son económicos.

Ahora bien, si somos sibaritas y no tenemos un portátil demasiado grueso, os recomendamos mirar el BookArc de TwelveSouth (cuesta aproximadamente 50 euros). Se trata de un soporte de aluminio para colocar la máquina en posición vertical especialmente diseñado para los MacBook de Apple, aunque siempre que no tengamos un equipo demasiado grueso podremos utilizarlo fácilmente para un gran número de modelos de PC: desde Ultrabooks hasta los equipos más grandes de 15 pulgadas.

Para los que no quieran gastar tanto y busquen algo más casero, siempre existe la opción de recurrir a un producto de la omnipresente IKEA (mirad el siguiente punto). Como alternativa, y cambiando de formato, también tenemos otros diseñados para elevar el monitor sobre la mesa unos centímetros y colocar justo debajo el portátil.

Este es el caso del Targus Universal Monitor Stand (vale aproximadamente 50 euros), que ofrece un zócalo bajo el monitor con bandeja retráctil donde podemos colocar el portátil con la pantalla cerrada. Elegir uno u otro es cuestión de gustos, aunque los de formato vertical resultan más prácticos: son más fáciles a la hora de colocar el portátil, tenemos más libertad para emplazar los cables o acceder a las bandejas y ofrecen mejor refrigeración.

Transforma tu portátil en un sobremesa 3

¿Un servilletero como soporte?

En el mercado existen un buen número de soluciones para colocarlo en diferentes posturas, aunque nosotros nos decantamos especialmente por la orientación vertical. En este caso hay pocos modelos que nos ofrezcan esto para el mundo PC, y los que podríamos aprovechar (generalmente provenientes del mundo Mac) suelen tener precios elevados.

Por ello, una idea que circula por Internet desde hace tiempo es recurrir a uno o dos servilleteros Fantastisk de IKEA. Puede sonar a broma, pero por 2 euros la unidad tenemos un soporte fabricado en metacrilato, apto para anchuras muy diversas y que, al ser transparente, apenas llama la atención. Dado que su tamaño es compacto, según las dimensiones del portátil podemos optar por utilizar uno o dos de estos servilleteros. La solución, además de barata, resulta muy práctica y cómoda.

Transforma tu portátil en un sobremesa 4

Loading...