Especial Trucos

Pon el turbo a tu ordenador sin utilidades

Existen una serie de parámetros y procesos que nos permiten perfilar nuestro PC para optimizar su rendimiento y adecuarlo a nuestras necesidades. Pasemos repaso a algunos de los fundamentales

Sergi Puertas

6 septiembre 2011

El ajuste óptimo de cada instalación de Windows queda condicionado por diversos factores, entre los que se cuentan las aplicaciones que tenemos instaladas y el fin al que destinamos nuestro equipo.

Por fortuna, existen una serie de parámetros y procesos que nos permiten perfilar nuestro PC para optimizar su rendimiento y adecuarlo a nuestras necesidades. Pasemos repaso a algunos de los fundamentales.

Truco 1. Administra los servicios

Como hemos tenido oportunidad de ver, los servicios que ejecuta Windows pueden gestionarse a través de MsConfig. No obstante, el sistema pone a nuestra disposición una herramienta más completa a la que se accede tecleando Servicios en la casilla de búsqueda del menú Inicio o pulsando la combinación de teclas Win + R y escribiendo Services.msc.

Una ventana te mostrará todos los servicios instalados en tu equipo. El apartado Descripción, que se muestra junto a cada uno de ellos, te permitirá obtener información más detallada acerca de su función.

Ten presente que con frecuencia los servicios son interdependientes entre sí. En consecuencia, algunos que pueden dar la impresión de resultar prescindibles debido a su etiquetado son en la práctica indispensables, pues otros servicios se apoyan en ellos para poder funcionar. Por ejemplo, es fundamental que Llamada a Procedimiento Remoto esté activado para que Centro de Seguridad, Cola de impresión y muchos otros servicios puedan ejecutarse.

Puesto que las características de Windows que uses y el software que tengas instalado también serán clave a la hora de determinar los servicios que deberás mantener activados, asegúrate de examinar con detenimiento sus Propiedades antes de emprender acciones.

Pon el turbo a tu ordenador

Para ello, pincha con el botón derecho del ratón sobre el servicio que deseas examinar. Luego, haz clic en Dependencias. Ante la duda realiza una búsqueda en Google para obtener documentación adicional acerca de un servicio determinado. A título orientativo puedes encontrar una lista pormenorizada de los servicios de Windows 7 en el wiki de la página de Black Viper.

Por otra parte, ten presente que parte de los servicios que se ejecutan en tu ordenador pueden tener su origen en software que has agregado. Una vez más, documéntate empleando Internet antes de modificar sus parámetros.

En la ventana Servicios, atiende al campo Estado para averiguar si están en marcha, y a Tipo de inicio para obtener información acerca de cómo arrancan. Aquellos que están etiquetados como Automático se ejecutan al iniciar Windows, mientras que la etiqueta Inicio retrasado indica que se lanzan automáticamente, pero únicamente después de que se haya completado el proceso de arranque. Con frecuencia esto se debe a que previamente deben ponerse en marcha otros servicios de los que dependen directamente.

La pestaña General te permite cambiar el Tipo de inicio de un servicio en particular. Prueba, por ejemplo, a detener Windows Search, el servicio de indexación automática. En la ventana que se mostrará, modifica el campo pertinente sustituyendo Automático (Inicio retrasado) por Deshabilitado. Si solo deseas suspender el servicio para obtener la máxima velocidad temporalmente, y esto es aplicable a los demás servicios, pulsa el botón Detener; de este modo, la próxima vez que inicies el equipo el servicio arrancará de nuevo.

La suspensión global del servicio de indexación incrementará el rendimiento de tu sistema, pero, a cambio, las búsquedas de archivos y carpetas en tu equipo resultarán más lentas. Como alternativa puedes usar DKfinder, una diminuta pero útil herramienta gratuita que te permitirá indexar los contenidos de tus unidades locales y efectuar búsquedas rápidas en las mismas.

La diferencia estriba en que, en este caso, la indexación solo se llevará a cabo cuando tú lo desees. Despliega el menú Index de DKfinder y elige Full reindex la primera vez que utilices el programa. En adelante, te bastará con utilizar la opción Smart reindex con cierta regularidad para que la base de datos se mantenga al día.

Truco 2. ReadyBoost en flash

Pon el turbo a tu ordenador 2

A menudo, la lectura y escritura de datos en unidades de memoria Flash USB resulta más rápida que en los propios discos duros. Es por ello que desde la aparición de Vista se ha habilitado en las diversas encarnaciones de Windows un módulo que permite utilizar una de ellas como caché de disco. Allí el sistema operativo almacenará la información a la que necesite acceder con mayor celeridad, aumentando el rendimiento general del equipo.

Para habilitar esta característica, introduce en uno de los puertos un pendrive vacío de al menos 1 Gbyte de capacidad y selecciona la opción Aumentar la velocidad del sistema en el menú que aparecerá en pantalla. En la ventana que se mostrará a continuación, elige Dedicar este dispositivo a ReadyBoost para que quede permanentemente habilitado. El control deslizante que se muestra inmediatamente debajo te permite especificar la cantidad de espacio que se reservará para maximizar la velocidad del PC.

Truco 3. Discos duros con más rendimiento

Aunque las unidades de estado sólido o SSD son las más recomendables para albergar el sistema operativo, su elevado precio sigue provocando que la mayoría de usuarios empleen discos Serial ATA o IDE, cuyo rendimiento es significativamente menor. No obstante, es posible aumentarlo en cierta medida procediendo como detallamos a continuación.

Accede a las Propiedades de tu equipo a través del menú contextual y abre el Administrador de dispositivos. Seguidamente, despliega el apartado Unidades de disco, haz clic sobre una de ellas con el botón derecho del ratón y elige de nuevo la opción Propiedades. En la ventana que se abrirá a continuación, entra en la pestaña Directivas.

Pon el turbo a tu ordenador 3

Por defecto, el parámetro Habilitar caché de escritura en el dispositivo estará habilitado, pero con frecuencia tendrás acceso a otra casilla etiquetada como Desactivar el vaciado de caché de escritura de Windows en el dispositivo o Habilitar rendimiento avanzado.

Para maximizar la velocidad durante la transferencia de datos, márcala. Si bien Microsoft advierte que esta medida aumenta el riesgo de que pierdas datos en caso de que se produzca una interrupción repentina en el flujo de alimentación, la práctica corrobora que no es frecuente que esta modificación tenga consecuencias negativas.

Algo similar sucede con las unidades extraíbles USB. Si prestas atención a su pestaña Directivas, observarás que por defecto su Directiva de extracción está configurada como Extracción rápida. Si la modificas y seleccionas Mejor rendimiento, se habilitará la memoria caché de escritura y la velocidad de transferencia mejorará. A cambio, será más recomendable que nunca que a la hora de retirar el pendrive del puerto pulses sobre su icono en el extremo derecho de la barra de tareas y utilices la opción Quitar hardware de forma segura y expulsar el medio.

Loading...