Twitter: descubre el valor de 140 caracteres

¿Qué estás haciendo? Si lo piensas bien no es una pregunta muy interesante. Por suerte, Twitter es mucho más que compartir lo que uno hace en tiempo real. En este práctico, os proponemos un recorrido alternativo por esta herramienta

Fernando Plaza

Twitter: descubre el valor de 140 caracteres

11 julio 2009

En esencia Twitter es un servicio que te permite publicar desde multitud de dispositivos un hilo de pequeñas píldoras de información de 140 caracteres al que la gente se puede suscribir. Por su simplicidad, se está convirtiendo en algo cercano a un protocolo de comunicación, una forma de comunicarse asíncrona inspirada en los SMS, donde la limitación de extensión asegura que el emisor no va a tardar mucho en confeccionar su mensaje y que el receptor podrá consumirlo también con rapidez.

A partir de esa «idea abierta», los usuarios de Twitter han ido explorando otros usos de la herramienta más allá del simple «¿Qué estás haciendo?» (lifestreaming), a continuación o en paralelo, terceras empresas, haciendo uso del API de Twitter, han ido dando soporte a esos usos alternativos o proponiendo nuevas utilidades.

Así es como hoy, apenas tres años después del lanzamiento de Twitter, nos encontramos con usuarios que emplean la herramienta para compartir enlaces interesantes, fotografías, críticas de películas, para apuntar sus gastos, ofrecer asesoramiento, hacer anotaciones, como canal de soporte técnico, para monitorizar sus servidores, para estar al día en la últimas noticias, consultar el tiempo, el estado de las carreteras, publicitar sus marcas… Y un largísimo etcétera que crece día a día.

Paso 1

Antes de nada, ¿eres usuario?

Si la respuesta es no, lo primero que debes hacer es entrar en http://twitter.com y pulsar en el botón Get Started—Join! Rellena tu nombre completo, tu username (nick), tu correo electrónico y password. Tu username en Twitter es único, por lo que tendrás que encontrar uno que esté libre. Aunque podrás cambiarlo siempre que quieras, es mejor aprovechar y escoger uno bueno desde el primer momento.

A la hora de elegirlo, se pueden aplicar las mismas recomendaciones que para la elección de un buen nombre de dominio: fácil de escribir, sencillo de recordar y, sobre todo, cuanto más corto mejor… Esto último es especialmente importante, ya que en Twitter los mensajes están limitados a 140 caracteres y, cuando alguien quiera enviarte una respuesta o reenviar uno de tus mensajes (retweet), tendrá que incluir en su mensaje tu username, lo que consumirá parte de sus preciados caracteres.

Paso 2

Las estrellas de Twitter

Aunque Twitter te sugiere algunos usuarios a los que suscribirte en el proceso de registro, el directorio WeFollow (http://wefollow.com) te ofrece una selección mucho más completa y ordenada. Navega entre las distintas etiquetas: Celebridades, Noticias, Emprendedores, Músicos, Actores, Políticos…

Los usuarios de cada categoría están ordenados por el número de seguidores (followers) con los que cuentan. Aquellos con más suscriptores rondan el medio millón de adeptos e incluso hay cuentas que llegan a superar el millón de usuarios. ¿Podéis imaginaros el tráfico que puede suponer para una web ser enlazada por una de estas Twitter Stars? Esta gente tiene un efecto Digg o efecto Slashdot en la punta de sus dedos con solo teclear una URL en su Twitter.

En España, las cifras son mucho más modestas, aunque contamos con excelentes twitteros con miles de seguidores. Si te fijas, la mayoría de ellos utilizan la herramienta principalmente para compartir reflexiones o enlaces interesantes, es decir, en lugar de responder a la pregunta «¿Qué estás haciendo?» responden a «¿Qué es interesante?».

Paso 3

Descubre nuevos contactos

A la hora de añadir contactos, lo primero es agregar a la gente que conoces y, una vez hecho, la tarea de ir encontrando contactos interesantes se convierte en un arte al que hay que dedicarle algo de tiempo.

Mi experiencia es que, si añades muchos, la herramienta se convierte en algo caótico que pierde utilidad, por otra parte, estar sopesando si debes o no agregar uno a uno cada usuario, puede ser tedioso. Creo que es mejor añadir un día una docena de usuarios nuevos y probar a ver qué dicen durante un tiempo razonable… En una o dos semanas, haz limpieza y deja aquellos que te han gustado.

Los usuarios de cuyas actualizaciones más disfrutas es probable que sigan también a gente interesante, así que echar un vistazo a la gente que siguen (following_profile), a los usuarios que responden o retweetean es una buena idea. Al examinar los contactos de alguien el botón central del ratón, el de la ruedecita o equivalente, se convertirá en nuestro mejor aliado, pulsándolo, abrirás los enlaces en una pestaña nueva del navegador, así que ábrete 20 o 30 del tirón y, luego, examina por encima las actualizaciones de cada uno antes de decidir si pulsas el botón de Follow.

Existe una interesante herramienta Twubble (www.crazybob.org/twubble) que examina los contactos de tus contactos y, luego, confecciona una lista ordenada por el número de coincidencias. Puede ser una guía, pero, al final, todas estas utilidades y rankings terminan por listar a los usuarios que más seguidores tienen, que, a veces, no son los que mejor casan con tus intereses.

Paso 4

Limpia tu listado

Además de las limpiezas periódicas en las que descartas a los usuarios que no te aportan mucho, también es bueno ir eliminando aquellos que han dejado de actualizar su cuenta. La mejor forma de hacerlo es con la ayuda de servicios como MyCleenr (www.mycleenr.com), en donde, introduciendo tu usuario y contraseña de Twitter, te muestran todos tus contactos ordenados por la fecha de su última actualización y un botón de Eliminar. Aquellos de los que MyCleenr no haya podido obtener información aparecen en un listado independiente.

Paso 5

Acorta tus enlaces con bit.ly

Uno de los usos más populares de Twitter es el de compartir enlaces interesantes; ya sean de vídeos, artículos, fotografías… El problema es que una URL puede ocuparnos ya más de los 140 caracteres de los que disponemos. Por suerte, en Internet existen servicios web dedicados a acortar nuestras URLs.

El más popular sin duda es TinyURL (http://tinyurl.com), que nació en enero 2002 originalmente para acortar las largas URL de las entradas de los newsgroups (grupos de noticias). La popularidad de TinyURL fomentó que surgieran cientos de servicios similares, que, tras el nacimiento de Twitter en el 2006, encuentran hoy aún más motivos para existir.

Hace no mucho ha surgido un nuevo servicio más completo y muy centrado el usuario de Twitter, su nombre es bit.ly (http://bit.ly) y en su concepción ha intervenido el famoso Dave Winer. Su funcionalidad esencial sigue siendo la misma: acortar URLs, si bien, además te permite registrarte y asociar a tu cuenta tu usuario de Twitter para aglutinar todos tus enlaces y poder postear a Twitter directamente a través de su web.

Además, dispones de estadísticas prácticamente en tiempo real sobre el número de clics que reciben tus links, algo muy útil para ayudarte a conocer qué temas interesan a tus seguidores y cuáles no. Desde que conocí este servicio, lo tengo siempre abierto en una de las pestañas del navegador. Así, cuando encuentro algo interesante navegando, puedo postearlo en Twitter con solo un par de clics.

Paso 6

Twitterfeed, que lo haga un robot

Si tienes un blog o cualquier otro CMS que genera RSS puede que te interese volcar automáticamente los títulos y enlaces de tus últimas actualizaciones en tu cuenta de Twitter. Algunos usuarios lo hacen manualmente, aunque pienso que es mejor programar Twitterfeed.com para que cada hora revise tu feed buscando actualizaciones y, en caso de haberlas, las vuelque automáticamente en tu cuenta de Twitter.

Lo más difícil de Twitterfeed puede que sea loguearte, ya que usa OpenID, que para el profano quizás es un poco difícil de entender. En cuanto lo consigas, todo lo demás es muy sencillo: pulsa en Create new feed, dale acceso a tu cuenta en Twitter a través OAuth, introduce la URL de tu feed RSS y selecciona el servicio que prefieras para acortar la URL de tus actualizaciones (en mi caso, bit.ly para luego tener estadísticas).

También puede ser buena idea escribir un pequeño texto corto que preceda este tipo de entradas automáticas, algo del estilo «En mi blog:», así tus seguidores sabrán a dónde los vas a conducir. Dentro de lo posible, cuando compartas enlaces, siempre es mejor marear lo menos posible al personal, hay que tener en cuenta que, con los enlaces acortados, el destino se encuentra oculto, por lo que tu descripción debe ayudarles a decidir si lo que enlazas les interesará o no.

El feed que enchufes en tu cuenta Twitter no tiene que ser necesariamente de tu blog, si, por ejemplo, tu Twitter lo usas de manera profesional y está centrado sobre una temática muy concreta, cabe la posibilidad de combinar el uso de Twitterfeed con algún servicio de noticias como Google News que te permita suscribirte a búsquedas por RSS. Usado con moderación y sentido común, puede ser una manera de publicar contenido interesante en tu cuenta que aporte valor a tus seguidores.

Paso 7

Cuentas múltiples y colectivas

A veces, resulta interesante tener varias cuentas en Twitter y centrar cada una de ellas en una temática: puedes querer tener una personal restringida para tus amigos y otra pública en la que compartir cosas relacionadas con tu profesión. Puede incluso que, como en mi caso, tengas varios blogs y que en ellos participen varios escritores y te gustaría que todos actualizaran una misma cuenta en Twitter, pero sin perder el control sobre la misma.

En todos esos casos, un servicio como HootSuite te va a resultar extremadamente útil. Regístrate en él y da de alta todas tus cuentas en Twitter pulsando sobre la opción Add Twitter Profile, a partir de ese momento, tendrás la oportunidad de actualizar varias cuentas Twitter al mismo tiempo y programar actualizaciones para una fecha y hora precisas.

También te permite conectar feeds RSS a una o varias de tus cuentas. Así, HootSuite se ocupará de actualizar tu Twitter automáticamente con el contenido de tu blog, esto se puede hacer en Settings y, luego, en la pestaña RSS/Atom Feeds.

HootSuite está pensado para un uso profesional de Twitter y, de entre todas sus funcionalidades, destacaría dos: primero la posibilidad de crear enlaces cortos similares a los de bit.ly también con seguimiento estadístico de clics, pero con un toque diferenciador para intentar potenciar la «viralidad». Esto es, los enlaces de HootSuite muestran la URL de destino bajo un pequeño frame que permite al visitante votar la utilidad de tu enlace. Además, si es usuario de Twitter, puede pulsar en el botón ReTweet, para compartir el mismo enlace con sus seguidores.

En segundo lugar, con HootSuite puedes dar de alta usuarios Editores y concederles permisos de actualización en una o varias de tus cuentas de Twitter, de esta manera, puedes crear una cuenta de uso colectivo sin tener que facilitar el usuario y la password de Twitter a todos y cada uno de los colaboradores, algo especialmente útil en el entorno corporativo.

Espero que con estas pequeñas orientaciones puedas entrar con buen pie en el mundo de Twitter, empezar a compartir las cosas que a ti te interesan y, sobre todo, seguir investigando en los diferentes usos de esta herramienta.

Loading...