Webcassette, el reproductor de música que te envía a los años 80

Suena peor que los reproductores actuales, pero nos encanta

David Martínez

Casete

3 mayo 2018

Antes, mucho antes de que Spotify llegara a nuestras vidas. Antes de que los MP3 nos permitieran llevar cantidades ingentes de música a todas partes. Antes, incluso, de que existieran otros reproductores portátiles como los discman, que nos daban la opción de escuchar un compact disc (CD). Antes de todo esto, en el mundo de la música triunfaba los casetes, unas muy elementales cajitas de plástico que contenían una cinta magnética para el registro y reproducción de canciones. Nacieron en los 60, se dieron a conocer en los 70 y triunfaron entre los 80 y principios de los 90. Y marcaron a más de una generación...

Un poco de historia del cassette

La historia oficial de este soporte musical explica que surgió en Europa en el año 1962 gracias a Philips y que poco después dio el salto a Estados Unidos. Su popularidad, como decíamos, llegó hacia los años 80 como consecuencias de la aparición de grabadoras de bolsillo y de reproductores portátiles como el Walkman de Sony.

La historia no oficial del cassette, la del día a día de millones de personas, es la que dice que eran muy baratos, que nos permitían crear nuestras propias playlists grabando canción a canción y, lo más destacado, que se rebobinaban con un popular sistema digital, es decir, metiendo el dedo meñique (o un boli Bic) en uno de sus agujeros y haciéndolo girar como si fueran las hélices de un helicóptero.

La llegada del CD inició el declive de los casetes, a principios de los 90, hasta que prácticamente desaparecieron coincidiendo con el cambio de siglo. En los últimos años, sin embargo, los casetes han salido del coma. La National Audio Company estadounidense, una de las pocas empresas de casetes supervivientes del país, anunció en enero pasado que empezaría a producir su propia cinta magnética tres décadas después de dejar de hacerlo.

Vuelve a haber vida en el universo de los casetes gracias, en parte, a que vivimos la era de la nostalgia. Renacen los móviles de épocas pasadas, el cine se llena de producciones que triunfaron hace más de dos décadas, las series atacan directamente a los recuerdos y regresan las consolas a las que jugábamos en los años 90. Y ahora, el casete reclama su espacio.

Webcassette

WebCassette, el reproductor retro

WebCassette es un reproductor que nos permite escuchar la música actual como si estuviera grabada en un viejo casete. Sí, eso implica que la calidad es menor, pero el efecto nostalgia es bastante potente.

Sencillo como los reproductores de la época, WebCassette nos permite cargar canciones que tengamos guardadas en el PC (con el botón de abrir la pletina) y reproducirlas con una calidad de sonido similar a la de la época. El resto de funciones del reproductor también te sonarán: permite cambiar la "calidad" de la cinta entre Cromo y Metal, modificar los niveles de reducción de ruido e incluso disminuir la calidad del sonido (incidiendo sobre la cinta, los cabezales o las pilas) para reproducir con fidelidad las circunstancias del momento. El reproductor tiene otros detalles interesantes, como que el título de la canción se escriba a boli en su etiqueta correspondiente.

Por supuesto, el encanto de WebCassette está en viajar al pasado, en reproducir la música actual con las condiciones de un formato antiguo y en sumar a esta era de la nostalgia a un viejo amigo como el casete. Es compatible con todos los navegadores, aunque su creador asegura que la experiencia funciona sin errores en Google Chrome.

Loading...