Windows 7, una apariencia muy esmerada

«La mujer de César no solo debe ser honrada, además debe parecerlo». Esta frase de Julio César representa un poco la filosofía de Windows 7, donde el apartado visual se ha cuidado con especial esmero

Manuel Arenas

Windows 7, una apariencia muy esmerada

10 febrero 2010

Si Windows Vista deslumbró en un primer momento por su refinamiento visual y el famoso «carrusel», que permite desplazarse por las ventanas abiertas a través de una interfaz 3D, a los pocos meses, ese esmero por la estética se mostró, en su mayor parte, vacío de contenido y, en no pocas ocasiones, la interfaz Aero acababa por desactivarse en busca de un plus de velocidad de respuesta en el trabajo cotidiano, máxime cuando la optimización de Windows Vista para mover un hardware modesto como el de muchos portátiles y netbooks deja bastante que desear. Sin embargo, Windows 7 parte de una base sólida que, de momento, en los meses previos a su lanzamiento oficial, dejaba margen de sobra para implementar todo tipo de filigranas visuales y métodos novedosos de interactuar con el sistema.

En conjunto, Windows 7 supone una clara apuesta por la facilidad de uso de cara a los usuarios, proporcionando nuevos medios para interactuar con el sistema operativo, por ejemplo a través de los equipos táctiles. Además, no solo se trata de características destinadas a atraer visualmente, sino a facilitar la gestión de ventanas, aplicaciones y documentos en el día a día. Hay que tener en cuenta que el tamaño medio de las pantallas es de 20 pulgadas y pronto se dará el salto a 24", e incluso a configuraciones con dos monitores, lo cual implica tener que gestionar un área de trabajo mucho mayor que antes, que propicia que se tengan abiertas múltiples aplicaciones a la vez. El rendimiento de los equipos también ayuda en este sentido, con la excepción de los netbooks, que presentan unas peculiaridades concretas tanto en rendimiento como en el tamaño de la pantalla.

[IMAGE|var/pca2009/storage/images/media/images/captura-windows-7b/1518658-1-esl-ES/captura-windows-7b.jpg|center|]

¿Dónde empieza?

Aquellos usuarios que instalen Windows 7 por primera vez encontrarán llamativo no darse de primeras con la barra lateral y con el panel de bienvenida de Windows 7. De hecho, apenas se toparán con nada más que el escritorio, la barra de tareas y algunos iconos robando un protagonismo mínimo al fondo de pantalla. Es más, incluso puede que ni siquiera esté activado Aero, a pesar de que el hardware sea compatible y se hayan instalado los controladores, aunque eso se soluciona fácilmente sin más que seguir los pasos descritos en estas páginas.

La forma habitual de empezar una sesión es a través del menu Inicio. Desde ahí, ya se puede experimentar con algunas de las claves de Windows 7, como el Panel de búsqueda o el reencuentro con las Tareas Iniciales, que aparecen como un elemento más accesible a través de una flecha que indica que se puede desplegar una jump list con enlaces a cada una de las tareas recomendadas tras instalar o actualizar el sistema a Windows 7.

Junto al menú Inicio, se ubican tres iconos en la barra de tareas: Internet Explorer, el Explorador de Windows y Windows Media Player. Esa barra cobra un protagonismo especial en Windows 7. Además de mostrar la actividad «en vivo» de cada tarea, ahora se añade la posibilidad de «apilar» o agrupar en un mismo bloque todas las instancias de una misma aplicación. Asimismo, al pasar el ratón por encima de su icono en la barra de tareas, se despliegan todas las instancias de manera visual, de modo que es muy sencillo seleccionar la que necesitamos en un momento dado para tomar control sobre ella. Paralelamente, las aplicaciones de uso frecuente se pueden «pinchar» sobre la barra de tareas para que su acceso directo esté presente permanentemente. Es lo que sucede con IE, Windows Explorer y Windows Media Player.

El botón derecho y las jump lists son elementos que se repiten aquí, de modo que, al hacer clic con el botón secundario del ratón sobre un icono en la barra de tareas, se despliega un menú con acceso inmediato a los documentos creados o editados recientemente con esa aplicación, o incluso con atajos a algunas de sus funciones, como abrir una ventana nueva, cerrarla, guardar contenidos, acceder a las opciones de configuración, etcétera. Utilizaremos el botón derecho o simplemente moveremos el cursor del ratón de abajo a arriba sobre el icono para desplegar la jump list.

Este tipo de facilidades y atajos son de extremada importancia en un sistema operativo donde lo habitual será tener abiertas muchas ventanas y aplicaciones simultáneamente. Si no se cuenta con un mecanismo de selección de las aplicaciones suficientemente ágil, la consecuencia inmediata será la pérdida de tiempo.

Tres nuevas funciones de Aero

El control sobre las venta­nas en el espacio de trabajo no solo pasa por la barra de tareas, sino también por el escritorio donde se «apilan» todas las aplicaciones en curso. Flip y Flip 3D siguen estando vigentes, pero mejorados, sobre todo Flip. Al pulsar la combinación Alt+Tabulador pasan a primer plano las aplicaciones y, además, se oculta el resto, dejando visible solo el borde exterior de aquellas para poder ubicarlas rápidamente. Asimismo, Aero se complementa con tres nuevas funciones que permiten acelerar el trabajo con las ventanas que tengamos abiertas. Aero Peek, por ejemplo, oculta todas las aplicaciones, pero deja visibles los bordes. El efecto es curioso al principio, y muy útil después.

Aero Shake es distinta y hace uso de un gesto del ratón (o del dedo si se usa una interfaz táctil) para ocultar todas las ventanas menos la activa. Solo hay que «pinchar» sobre la barra de título de la aplicación y, sin soltar el ratón, moverlo rápidamente como si estuviésemos agitando la ventana en cuestión. De ese modo, se deja en primer plano la aplicación y desaparecen las demás. Si se vuelve a agitar, aparecen de nuevo las escondidas. Aero Snap tiene cierta similitud con Shake, al estar esta característica asociada con el movimiento de las ventanas sobre el escritorio. Cuando se llevan a los bordes superior o al izquierdo, la ventana se autoajusta para ocupar el tamaño óptimo verticalmente u horizontalmente.

Todas estas características de Aero están destinadas a mejorar la organización de las ventanas en el escritorio y así ahorrar tiempo en estas tareas tan tediosas. Además, muchas de estas técnicas que se han descrito usando el ratón como herramienta para mover las ventanas se podrán seguir usando en el contexto de Touch, el conjunto de herramientas y tecnologías de Windows 7 para la implementación de una interfaz (multi) táctil.

[IMAGE|var/pca2009/storage/images/media/images/aero-peek/1518672-1-esl-ES/Aero-peek.jpg|center|]

Trucos

  • A pesar de que el ratón es el protagonista de Aero, con el permiso de las interfaces táctiles, los atajos de teclado siguen siendo un recurso de gran valor para los que busquen la máxima rapidez cuando interactúan con un sistema operativo. Por ejemplo, la combinación de teclas Windows + número hace que pase a primer plano la aplicación de la barra de tareas que esté ubicada en la posición indicada por esa cifra, comenzando a contar desde la aplicación más cercana al menú Inicio.

  • Si ves que, tras la instalación, la interfaz Aero no se ha activado (se nota, entre otras ausencias, por la opacidad absoluta de la barra de tareas y la ausencia de elementos 3D en la tipografía o en los iconos), solo tienes que ir a Panel de Control/Sistema y activar manualmente la evaluación de la experiencia de Windows para que «puntúe» la tarjeta gráfica correctamente. Si el valor calculado es suficiente para mover Aero, lo activará de inmediato.

Sabías que...

Aero es el acronimo de Authentic, Energetic, Reflective y Open. Parece un poco forzado, y para la mayoría de usuarios este nombre tiene más relación con la idea de «ligereza» que con los adjetivos anteriores. Casi preferimos «7» con todo lo simple que es, a un nombre salido de una peculiar asociación de ideas.

Adiós a la barra lateral

La SideBar tan característica de Vista, ha desaparecido (afortunadamente). Su utilidad era bastante limitada y consumía preciosos recursos. Los que sí se mantienen son los widgets, aunque sin demasiadas novedades respecto a los disponibles para Vista. Solo uno dedicado específicamente a Windows Media Center permite detectar movimiento por parte de Microsoft en este campo.

[IMAGE|var/pca2009/storage/images/media/images/windows-widgets/1518683-1-esl-ES/windows-widgets.jpg|center|]

Truco

De nuevo a vueltas con los atajos de teclado, recordad que se pueden traer a primer plano los widgets activos sin más que pulsar Windows + G.

Personaliza el sistema a tu medida

La personalización es una prioridad para cualquier empresa tecnológica que quiera captar clientes. La proyección de nuestra personalidad sobre los objetos tecnológicos es un negocio que mueve ingentes cantidades de dinero y supone la diferencia entre captar la atención o pasar desapercibido. Así, Microsoft se ha puesto manos a la obra para mejorar las características de «tuneado» de la apariencia de su nuevo sistema operativo. Y la clave de esta personalización reside en los Temas. En el Panel de control hay un apartado específico para esta tarea, siendo posible elegir fondos de pantalla, punteros de ratón o la imagen del usuario; y también seleccionar Temas de entre un repertorio bastante extenso, incluso antes de la presentación oficial de Windows 7.

Parte de la Biblioteca de Temas está cubierta con motivos de propósito general, como arquitectura, naturaleza, etcétera. Otra parte está especializada en temáticas concretas, como las que caracterizan a algunos países que presumen de tener un tema propio dentro del repertorio oficial. De todos modos, solo es posible ver (con suerte) el tema asociado al país donde se resida. Es fácil activar el resto sin más que realizar algunas descargas y modificar claves del Registro. No obstante, lo más atractivo es la personalización de los Temas, que posteriormente se podrán compartir con colegas y amigos merced a la opción de guardado de los mismos. Solo hay que elegir fotos, sonidos y una combinación de colores y, tras comprobar que es de nuestro agrado, crear un instalador y guardarlo o compartirlo.

El aspecto de los Temas está en la línea habitual de Microsoft, con temáticas repletas de color y retoques impactantes para los sentidos. Puede parecer un apartado trivial, pero en la práctica pocos usuarios dejan el sistema tal y como viene por defecto. Fotos de la familia, aficiones... mejoran la experiencia de uso. DreamScene, apenas el único «Ultimate Extra» que apareció para los usuarios de Windows Vista Ultimate, no parece tener demasiada razón de ser: un vídeo como fondo de pantalla, en un sistema repleto de ventanas abiertas que apenas dejan al descubierto el fondo de escritorio no es lo más útil del mundo. Sin embargo, la idea de fondos que van cambiando cada cierto tiempo sí proporciona una sensación de dinamismo óptima.

[IMAGE|var/pca2009/storage/images/media/images/truco-tema-dinamico/1518720-1-esl-ES/Truco-tema-dinamico.jpg|center|]

Truco

Con un mínimo de manipulación de los archivos .theme que contienen la información sobre los Temas, se puede hacer que las imágenes provengan de fuentes RSS como la de la NASA, por ejemplo. La forma de proceder es la siguiente. Primero, busca en el directorio Windows\Globalization\MCT un archivo .theme y ábrelo con el Bloc de Notas. Verás que es un archivo de texto. A continuación, localiza en la parte del final el listado de imágenes que componen el contenido del Tema a nivel visual y sustitúyelo por estas otras líneas:

[Slideshow]
Interval=180
Shuffle=1
RSSFeed=http://www.nasa.gov/rss/lg_image_of_the_day.rss

Guarda el archivo, haz clic con el botón derecho y elige Abrir con archivo DLL común del Shell de Windows. Si tienes abierto el cuadro de diálogo del Panel de Control correspondiente a la Personalización, se abrirá un cuadro de diálogo que pregunta si deseas descargar el contenido del RSS. Contesta afirmativamente y, si todo va bien, tendrás un tema dinámico en el que las fotos provienen de la NASA. Al configurar como origen para este Tema una fuente RSS, en Internet Explorer se agregará este feed al panel correspondiente y podrás definir en el panel oportuno dentro de IE8 la frecuencia de actualización de los contenidos, que por defecto es de un día.

Manejo con un dedo… o dos

Una de las características más novedosas de Windows 7 es la compatibilidad con pantallas multitáctiles. De hecho, se ha trabajado mucho internamente para ofrecer una experiencia multitáctil completa basada en gestos y en la actuación de las dos manos sobre la pantalla eliminando las limitaciones de la tecnología táctil tradicional. Aero, sin ir más lejos, se ha adaptado al manejo táctil para beneficiarse de la agilidad en la selección de las ventanas activas, por ejemplo. Y los gestos están contemplados en todas sus variantes: zoom, arrastre, gestos, dobles pulsaciones, pulsaciones mantenidas. Igualmente, en el teclado en pantalla se podrán usar combinaciones de teclas como en los físicos. De momento, el hardware compatible con esta tecnología es limitado, y solo modelos como los HP Touchsmart AIO, los HP TouchSmart tx2 Tablet PC o los Dell Latitude XT o XT2 Tablet PC integran el hardware adecuado. Los fabricantes de las pantallas son n’Trig para los Tablet PC (www.n-trig.com) y NextWindow para los TouchSmart AIO (www.nextwindow.com). En sus webs están los controladores necesarios para habilitar esta multitactilidad.

[IMAGE|var/pca2009/storage/images/media/images/fuentes/1518769-1-esl-ES/Fuentes.jpg|center|]

El reconocimiento de escritura y las funcionalidades de los Tablet PC tradicionales se han mejorado en aspectos como el reconocimiento de escritura y en la disposición del panel de entrada de texto. Se puede usar tanto un Tablet nativo como una tableta digitalizadora conectada el equipo. Con todo, la mayor novedad de Windows 7 estará en su manejo táctil, aunque de momento la experiencia que hemos tenido en PC Actual ha sido limitada y no podemos dar detalles de uso fiables a día de hoy.

Otro aspecto cuidado en esta edición de Windows es el de la tipografía, con fuentes localizadas para idiomas que antaño apenas sí eran contemplados por el sistema operativo. Especialmente las tipografías de lenguas asiáticas, que ahora están integradas de forma nativa desde el primer día en Windows 7. Hasta 40 fuentes específicas para el idioma Indio están presentes en Windows 7 frente a las 9 de Vista. Además, se ha trabajado para mejorar la legibilidad y el escalado de las fuentes en la pantalla según se deseen tamaños mayores o menores para las letras.

Loading...