Especial Práctico

Windows 8 a fondo: instalación y diferencias con Windows 7

¿Está diseñado el próximo Windows para gustar a todo el mundo? ¿Qué hardware necesitaremos? Revisamos en profundidad la última versión liberada por Microsoft para contestar estas y otras preguntas

Enrique Sánchez rojo

Windows 8

10 marzo 2014

¿Está diseñado el próximo Windows para gustar a todo el mundo? ¿Qué hardware necesitaremos para hacerlo funcionar correctamente? Revisamos en profundidad la última versión liberada por Microsoft para contestar estas y otras preguntas.

Instalamos Windows 8 Consumer Preview

Paso 1. El proceso de descarga

El día 29 de febrero, en pleno Mobile World Congress 2012, Microsoft presentó la Consumer Preview de Windows 8. Se trata de una versión de prelanzamiento, aún preliminar en muchos aspectos, pero que muestra de manera muy cercana a la realidad cómo será el nuevo miembro de la familia Windows cuya fecha de lanzamiento está estimada para la segunda mitad de este año.

Lo bueno es que esta versión está disponible para que cualquier usuario pueda descargarla, con lo que probarla en casa es cuestión tan solo de echarle un poco de ganas y tener tiempo para dedicárselo. Eso sí, no os recomendamos actualizar vuestro Windows 7 actual, sino crear una máquina virtual con plataformas gratuitas como VirtualBox (www.virtualbox.org), o dedicar un PC específico a esta prueba.

Windows 8

Para acceder a la descarga basta conectarse a esta web, donde aparecerá una página con un enlace a los archivos ISO de las versiones. En nuestro caso hemos optado por la versión en inglés de 32 bits (2,3 Gbytes), que es la más sencilla de virtualizar. Además, bajo cada idioma tendremos la habitual clave de producto, que se nos pedirá durante el proceso de instalación. Tras esto, y si vamos a utilizar un PC real para instalar Windows 8, quedará generar el DVD de instalación a partir del archivo ISO descargado, para lo que podemos recurrir a utilidades gratuitas como ISO Recorder.

Paso 2. Empieza la instalación

Tanto si hemos optado por instalarlo en una máquina real con el DVD físico, o crear una máquina virtual con VirtualBox y vincular la unidad óptica al fichero ISO descargado, el proceso de instalación es exactamente idéntico.

Comenzaremos por indicar el idioma del entorno (inglés), el país en el que nos ubicamos y la distribución del teclado (Spanish International Sort). Tras esto, tendremos que insertar la clave de producto que comentábamos en la pantalla anterior y aceptar las condiciones de la licencia. A continuación, llegaremos a una pantalla donde tendremos que elegir entre una instalación de actualización (Upgrade ) o personalizada (Custom). Optaremos por esta última, que nos permitirá hacer una instalación limpia de Windows 8.

Windows 8

Antes de comenzar la copia de ficheros aparecerá una última pantalla en la que tendremos que indicar la partición en la que queremos instalar el sistema operativo. Nuestra recomendación es eliminar cualquier partición existente y dejar que Windows 8 cree y configure automáticamente una partición en toda la unidad para proceder a la instalación.

Paso 3. Las primeras configuraciones

Tras finalizar el proceso de copia de archivos, comienza la configuración de algunos aspectos básicos, como es la cuenta de usuario del equipo. Lo primero que se nos pedirá es que indiquemos el nombre del equipo para la red. Tras esto tendremos que optar por la configuración por defecto (Use express settings, la opción recomendable) o la personalizada (Customize), para, después, indicar la cuenta que tendrá acceso al equipo.

Windows 8

Aquí es importante saber que Windows 8, por defecto, nos dará de alta una Nube de Microsoft para que todos nuestros equipos con este sistema operativo se mantengan sincronizados en aspectos como la descarga de aplicaciones desde la Windows Store, los archivos subidos a SkyDrive (almacenamiento en la Nube) o la configuración del entorno (favoritos, aspecto gráfico, etc.).

Si queremos el formato tradicional (cuentas locales sin vinculación con la Nube), tendremos que pinchar en Don’t want to sign in with a Microsoft account? y elegir la opción Local account. Al terminar este sencillo proceso estaremos listos para comenzar a utilizar el sistema operativo. A continuación, veremos cuáles son las principales diferencias que vamos a encontrarnos.

Ocho diferencias importantes con Windows 7

1. El escritorio ya no es el centro de todo

La nueva interfaz Metro de Windows 8 roba ahora todo el protagonismo al clásico escritorio. La pantalla de inicio es la que aglutina las aplicaciones y apps nativas más utilizadas, y nos permite acceder a todas las funciones del PC. Con ello, el clásico escritorio aparece como una aplicación más que podemos cargar para trabajar como antaño.

Windows 8

Esta interfaz, especialmente diseñada para ser manejada con dispositivos táctiles y que tiene su origen en Windows Phone, nos permite agrupar las aplicaciones a nuestro gusto y movernos por la pantalla como si se tratase de un gran escritorio sobre el que reposan nuestras hojas de trabajo. De hecho, al llevar el puntero hasta la esquina inferior derecha veremos aparecer un icono en forma de lupa. Pinchando sobre él apreciaremos una visión completa de la pantalla de inicio con todos los grupos en pequeño. Es una función cómoda para los que, poco a poco, vayan teniendo tal cantidad de grupos de iconos que les resulte complicado moverse de una zona a otra de la pantalla.

2.Visualiza todos los programas

En Windows 7, cuando queríamos acceder a la lista de aplicaciones teníamos que acudir al menú Inicio/Todos los programas. Ahora las cosas han cambiado totalmente. Si hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre la pantalla de inicio veremos que aparece una barra inferior y un botón llamado All Apps. Pinchando sobre él llegaremos a una nueva pantalla donde se nos mostrarán todos los iconos de los programas cargados en Windows.

En la parte izquierda tenemos las apps, las nuevas aplicaciones específicamente diseñadas para la interfaz Metro de Windows 8, y cuya gran diferencia, además de su espectacular aspecto gráfico, es que están preparadas para ser utilizadas con dispositivos táctiles. A la derecha están los iconos de los programas más clásicos. En este lugar aparecerán los iconos de todas las aplicaciones convencionales que vayamos instalando en el sistema. Al pinchar sobre cualquiera de estas últimas se abrirá el escritorio clásico con la ventana de la aplicación.

Windows 8

Por último, si hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre cualquiera de los iconos, veremos aparecer una barra inferior de opciones. Aquí tendremos la oportunidad de añadir la aplicación a la pantalla de inicio (Pin from Start), la barra de tareas del escritorio (Pin to taskbar) y otras funciones ya conocidas, pero que antes aparecían en forma de menú contextual al hacer clic con el botón derecho del ratón sobre un icono determinado.

3. Esquinas activas

Otra importante diferencia con Windows 7 es que cada una de las esquinas de la pantalla es ahora activa, y permite acceder a determinadas funciones según la zona en la que nos encontremos. Lo más importante es saber que llevando el puntero a la esquina superior o inferior derecha, y tras esperar unos instantes, veremos aparecer un menú de grandes dimensiones con diferentes opciones.

Justo en la parte central tenemos un icono llamado Start , que es el que desde cualquier parte del sistema operativo nos permitirá volver rápidamente a la pantalla de inicio. Lo acompañan otros bastante habituales, como el de búsquedas (Search) o Configuración (Settings). Además, en este momento aparecen el reloj y la fecha, que ahora no están siempre visibles, como antaño.

Windows 8

Igualmente, si llevamos el puntero a la esquina inferior izquierda, se nos mostrará una miniatura de la última aplicación abierta (que seguirá en memoria salvo que la hayamos cerrado expresamente), mientras que en la superior izquierda tendremos la oportunidad de desplegar una barra completa con las miniaturas de todas las aplicaciones que están abiertas. Podemos pinchar sobre cualquiera de ellas para ir rápidamente a su ventana o, haciendo clic con el botón derecho sobre ellas, cerrarlas rápidamente.

Loading...