Windows 7, mejores prestaciones que Vista

En el nuevo sistema de Microsoft encontramos herramientas para optimizar y reparar el entorno, al tiempo que se ofrece un funcionamiento más fino y estable que con su predecesor

Enrique Sánchez rojo

Windows 7, mejores prestaciones que Vista

26 febrero 2010

Una de las prioridades de la compañía de Redmond a la hora de desarrollar la última entrega de Windows ha sido su optimización para hacerlo más rápido y ligero que el anterior Vista. De hecho, Windows 7 debía de ser capaz de ejecutarse sin problemas en los netbooks (los miniportátiles de bajo coste que han causado furor en el mercado) si es que Microsoft quiere retirar definitivamente a XP de los lineales. Es un detalle importante, pues cuando Vista llegó al mercado ni siquiera existían estos equipos y las previsiones apuntaban a que el hardware iría (como siempre) a más y no a menos, como ha ocurrido con estos pequeños portátiles.

Las pruebas

En el número 221 enfrentamos la RC1 de Windows 7 contra XP y Vista. En aquel artículo tratamos en profundidad el rendimiento del nuevo sistema operativo, tanto a nivel de pruebas de Laboratorio (PCMark05 y 3DMark06) como en medición de tiempos de arranque, apagado y, cómo no, autonomía de la batería utilizando los tres sistemas. Entonces nuestras conclusiones fueron claras: Windows 7 ofrecía unos resultados muy similares a los de Vista o, en ocasiones, incluso peores, provocados por la ausencia de nuevos controladores optimizados para este sistema y específicos para nuestra máquina de pruebas (empleamos los incluidos por Microsoft para nuestro hardware). Sin embargo, las mejoras se apreciaban en la experiencia de usuario: menús más rápidos, copiado de ficheros casi instantáneo, menos intrusiones del control de cuentas de usuario, y menos tiempos de espera a la hora de cerrar/abrir aplicaciones o realizar otras tareas comunes en el entorno. Esto hace que, a igual máquina, todo nos parezca más fluido y rápido en Windows 7 que en Vista.

W7-Sistema_Cuadro3

Respecto a los tiempos de arranque, pudimos ver cómo nuestra máquina con Windows 7 solo necesitaba 27 segundos para estar disponible (32 con XP y 42 con Vista). Mientras tanto, el tiempo de hibernación también ha mejorado, necesitando en torno al 50% del tiempo que empleaba Vista en apagarse o encenderse. La suspensión también ha progresado drásticamente, siendo el despertar casi instantáneo.

Por último, también demostramos que brinda mayor autonomía. Así, Windows 7 lograba con nuestro Battery Eater Pro nada menos que 1 hora y 41 minutos, cifra muy lejana de 1 hora y 26 minutos lograda por Vista, o 1 hora y 21 minutos de XP. Esto demuestra cómo las mejoras internas, el refinamiento de los perfiles de energía y la optimización de los procesos y servicios en segundo plano han dado sus frutos.

Optimización básica del entorno

En las siguientes líneas vamos a comenzar por conocer algunos sencillos métodos que podemos seguir para optimizar y mantener nuestro sistema en perfecto estado, al tiempo que daremos un vistazo a algunas de las nuevas herramientas y mejoras incluidas. Windows 7, a diferencia de lo que ocurría con Vista, puede funcionar sin grandes problemas con 1 Gbyte de RAM. Esto es debido a que, a nivel interno, se han optimizado muchos procesos para evitar que consuman más recursos de los necesarios y, sobre todo, porque Windows 7 solo carga aquellos servicios que son realmente necesarios. Un ejemplo es la tecnología Bluetooth, que solo se inicia cuando se activa la radio y estamos utilizando dicha funcionalidad. De esta forma, se reduce el número de tareas ejecutándose en segundo plano y la sensación general es que la interfaz y las tareas más habituales (abrir/cerrar aplicaciones, copiar ficheros, etcétera) son más fluidas y ligeras que con Windows Vista.

Si no contamos con un PC demasiado potente, sobre todo en el apartado gráfico, una de las formas más rápidas de mejorar la velocidad de Windows 7 es desactivar todas las florituras y efectos gráficos. Para ello, como en Vista, acudiremos a Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad/Sistema/Configuración avanzada del sistema/Opciones avanzadas/Rendimiento y pincharemos sobre Configuración. Aquí, solo tendremos que marcar la opción Ajustar para obtener el mejor rendimiento y pinchar en Aplicar para ver cómo se desactivan todas las mejoras visuales del entorno. Al hacerlo, nuestro equipo necesitará menos velocidad de proceso, capacidad gráfica y RAM para realizar las mismas tareas y mostrar la información en pantalla.

W7-Sistema_1

El resto de funciones para optimizar el sistema resultan similares o idénticas a Vista. Desde la gestión de la Memoria virtual, que encontramos en la pestaña de Opciones avanzadas de la pantalla anterior, hasta otras tan habituales como la carpeta de Inicio de la lista de programas o la ruta del Registro desde la que se cargan ejecutables y algunos servicios (HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\Microsoft\Windows\CurrentVersion\Run). Es decir, muchos de los trucos y utilidades de Vista son igualmente válidos en 7.

En cambio, sobre todo si utilizamos Windows 7 con un netbook con no más de 1 Gbyte de RAM, hay una novedad interesante en la tecnología ReadyBoost. Se trata de un sistema que permite utilizar memorias Flash (USB, tarjetas SD e incluso el Turbo Memory de Intel) como una caché para los datos de acceso frecuente del sistema. Al final, no es una cuestión de ampliar la RAM, pero sí de contar con un espacio donde almacenar servicios o ficheros a los que Windows necesita acceder frecuentemente. Aunque ya se incluía en Vista, ahora ofrece algunas mejoras, como el soporte de unidades de más de 4 Gbytes de capacidad, varios dispositivos y más formatos de particionado (exFAT, FAT32 y NTFS). Si queremos activar esta función, como ocurrían en Vista, basta introducir una memoria USB en el sistema y, cuando aparezca el menú de Reproducción automática, seleccionar la opción ReadyBoost (la última de la lista).

El mantenimiento del sistema

Una de las cosas que nos ha gustado de Windows 7 es el nuevo Panel de control, mejorado respecto a Windows Vista, pues resulta más claro y con menos opciones confusas. Además, cuenta con más utilidades a disposición del usuario menos experto. De hecho, si entramos en Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad, encontramos una larga lista de tareas que pueden colmar gran parte de nuestras necesidades a la hora de realizar el mantenimiento del equipo.

W7-Sistema_2

Así, por ejemplo, en caso de que surjan problemas, Microsoft ha preparado una nueva herramienta realmente interesante. Si vamos al Centro de actividades/Solucionar problemas habituales del equipo, nos encontraremos con una nueva ventana repleta de funciones muy útiles. Divididos en diferentes apartados (Programas, Hardware y sonido, Redes e Internet, Apariencia y personalización, Sistema y seguridad), descubrimos una serie de problemas comunes que un usuario puede sufrir en su día a día, desde la ejecución de un programa compatible con una versión anterior de Windows, hasta la conexión a Internet o de una impresora, o la optimización de la vida de la batería. En todos los casos, se iniciará un asistente que analizará el equipo y aplicará automáticamente las correcciones recomendadas. Nuestra sensación es que la herramienta no resolverá la vida a los usuarios, pero sí les dará algunas ideas sobre qué pueden hacer para arreglar determinados problemas con sus PC.

W7-Sistema_3

Otras funciones no son tan novedosas, pero resulta cómodo ver cómo las encontramos unificadas bajo esta misma pantalla. Así, podemos Comprobar el estado del Firewall, Mostrar el nombre de este equipo, Hacer copias de seguridad del equipo e, incluso, ejecutar Liberar espacio en disco o Desfragmentarlo. Es decir, opciones muy sencillas de comprender incluso para el menos experto que en realidad abren ventanas que ya conocemos y a las que podemos llegar por los medios habituales, aunque de una manera más simple. Por ejemplo, el liberador de espacio, las copias de seguridad o el desfragmentador siguen estando en la ruta habitual de los últimos Windows: Inicio/Todos los programas/Accesorios/Herramientas del sistema. Por cierto, la interfaz del desfragmentador de disco ha sido renovada. En realidad, el programa hace exactamente lo mismo que las versiones anteriores, pero a través de una ventana muy simple, con la lista de unidades, y diferentes botones que nos permiten analizar la unidad, desfragmentarla y configurar la programación para la desfragmentación automática que Windows 7 incluye por defecto.

La nueva experiencia de Windows

La Evaluación de la Experiencia de Windows fue por primera vez introducida en Vista, asignando una puntuación al rendimiento de cinco apartados fundamentales: Procesador, Memoria RAM, Gráficos, Gráficos para juegos y Disco duro principal. En Windows 7 se han incorporado algunos cambios en este apartado. El más importante es que, mientras que en Vista la puntuación se encontraba entre 1 y 5,9, en Windows 7 el máximo alcanza ahora los 7,9 puntos.

W7-Sistema_Cuadro2

Además, a nivel interno se han modificado las reglas para calcular el rendimiento de algunos apartados. Esto es importante porque supone que no podemos comparar de tú a tú las puntuaciones obtenidas en Vista y 7. Es decir, nos podemos encontrar con que un equipo que en Vista obtenía 4 puntos o más, en Windows 7 no supere los 2,9. Eso sí, según informa uno de los desarrolladores de WEI (Windows Experiencie Index) en su blog de MSDN, los nuevos niveles de 6 y 7 puntos están solo reservados a equipos con la tecnología más puntera, como discos SSD, las gráficas de ultimísima generación, módulos de RAM más rápidos y los más modernos procesadores multinúcleo. Así, por ejemplo, para que un equipo alcance los 6 o 7 puntos, su gráfica tendrá que ofrecer excelentes resultados, soportar DirectX 10/11 y contar con un controlador WDDM 1.1, mientras que solo los equipados con modernos procesadores de 8 núcleos podrán alcanzar la puntuación máxima de 7,9.

En los portátiles

Siguiendo con la lista de mejoras aplicadas en el nuevo Windows, el apartado de optimización de consumo y funciones específicas para equipos portátiles no podía ser una excepción. En el recuadro adjunto hablamos de las pruebas de autonomía que hemos realizado, pero vamos adelantando que la gestión de energía ha mejorado. En primer lugar, porque contar con menor número de servicios en segundo plano logra reducir el consumo del procesador mientras se encuentra en espera. Además, incluye detalles como el oscurecimiento automático de la pantalla progresivo. Gracias a él, se oscurece ligeramente tras 30 segundos de inactividad, con la ventaja de que, si movemos el ratón o tocamos cualquier tecla inmediatamente, Windows esperará un minuto antes de volver a bajar el brillo de la pantalla. De esta forma, se evitan molestias y se identifica si realmente estamos delante del equipo consultando datos o no.

También han cambiado los planes de energía, que son más conservadores que antes y, por defecto, desconectan discos, pantalla o el propio equipo con mayor antelación. Incluso llama la atención el hecho de que tanto con los portátiles como en sobremesas encontremos el plan Equilibrado activado por defecto, con el que también se pretende ahorrar energía en esta clase de máquinas. Otra progreso es el ajuste realizado en la reproducción de películas en DVD, que ahora ha recibido mejoras internas para consumir menor cantidad de recursos que antes. Aun así, es una cuestión que depende mucho del procesador y la gráfica que integre nuestro portátil.

W7-Sistema_6

Los modos de suspensión e hibernación han sido mejorados. Por una parte, parece que se han eliminado algunos de los problemas y cuelgues que en ocasiones sucedían en Vista (al menos en nuestras pruebas todo ha ido de perlas), al tiempo que se han reducido los tiempos de respuesta. De hecho, el tiempo que tarda en suspenderse y despertarse un portátil con Windows 7 es prácticamente instantáneo, y recuerda mucho a los MacBook de Apple, que tienen esta técnica dominada hace años. Dado que buena parte del mercado actual son portátiles, es una mejora realmente importante respecto a lo que ocurría con Vista. Por último, debemos comentar que Windows 7 so­porta ahora el Wake-On-Lan so­bre tarjetas inalámbricas, algo que en Vista está restringido exclusivamente a las de cable. De esta forma, tenemos la posibilida de encender de manera remota incluso portátiles conectados por red WiFi.

Grabación de acciones de usuario

Una interesante y práctica herramienta que ahora incluye Windows 7 es la denominada Grabación de acciones de usuario. Gracias a este programa, se genera un archivo .mht (página web de un único archivo), en el que se registran todos los pasos que vayamos realizando tras comenzar la grabación, con capturas de pantalla tras las sucesivas pulsaciones de ratón o ventanas que aparezcan, información interna del sistema operativo, aplicaciones en ejecución, etc.

W7-Sistema_Cuadro1

Es una interesante herramienta sobre todo para servicios de soporte, a los que podemos enviar un simple archivo con todos los pasos realizados y los errores obtenidos para que puedan estudiarlo a fondo. Pero yendo un poco más allá, lo cierto es que también puede servir, a modo de práctico, para realizar determinadas pruebas con el sistema operativo o las aplicaciones. Para cargar la aplicación, basta abrir la ventana Ejecutar (tecla de Windows+R), y teclear psr.exe. Tras esto, aparecerá una pequeña ventana en la que solo tendremos que pulsar sobre Iniciar grabación para comience a registrarse todo lo que hagamos. El fichero generado será un ZIP, en cuyo interior se encuentra comprimido el citado MHT. De esta forma, resultará extremadamente fácil enviarlo por correo electrónico o grabarlo en una llave USB.

El centro de actividades

Más interesante resulta, en cambio, el nuevo Centro de actividades que encontramos en el apartado de Sistema y seguridad del Panel de control. Esta ventana viene a sustituir al viejo Centro de seguridad de Windows que conocíamos desde Windows XP. Ahora, el Centro de actividades agrupa aspectos de la seguridad (antivirus o firewall), con otros que afectan directamente al mantenimiento, como las copias de seguridad, o problemas con la detección e instalación de controladores.

Además, su icono de la barra de tareas también ha cambiado. Ahora, junto al reloj encontramos una pequeña bandera, que aparecerá con una x roja en caso de que se detecte algún problema o algún elemento necesite de nuestra atención. Pinchando sobre ella, podremos visualizar enseguida los problemas detectados y acceder directamente a una ventana desde la que es factible obtener un visión más global de todos los asuntos que han de gestionarse. Cada uno de los problemas se identifica con colores según su gravedad: rojo o naranja. Además, desde el propio Centro de actividades, junto a cada problema detectado, tendremos un botón que nos permitirá resolverlo o al menos ayudarnos a empezar por alguna parte.

W7-Sistema_4

Paralelamente, en la parte derecha, encontramos dos opciones realmente útiles y a tener en cuenta. Por una parte, tenemos Cambiar configuración del Centro de actividades, que nos permitirá desactivar las alertas de todos o alguno de los apartados que gestiona el centro. La otra es la de Ver mensajes archivados, muy interesante para temas de soporte técnico, pues nos mostrará todos los problemas que han ido detectándose en el equipo. Esta información se suma a la del habitual Visor de eventos, que se encuentra en Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad/Herramientas administrativas/Administración de equipos, donde hay información de hasta el más mínimo error que se ha haya producido en Windows durante los últimos días, semanas e incluso meses.

Restauración y copias de seguridad

Como parte básica del mantenimiento del equipo, tenemos las utilidades de Restaurar sistema y Copias de seguridad. Ambas ofrecen un aspecto y funcionamiento muy similar a las de Windows Vista, aunque con algunas pequeñas opciones nuevas. Es decir, la tónica general que ha seguido Microsoft a la hora de simplificar al usuario la realización de tareas habituales. En el caso de Restaurar sistema, por ejemplo, ahora podemos informarnos acerca de las aplicacio­nes que se han modificado o se han visto afectadas por cambios desde el punto de restauración anterior. Además, como novedad, desde la Configuración avanzada del sistema, podemos elegir si queremos restaurar la configuración del sistema y las versiones anteriores de archivos o solo las de aquellos que se hayan modificado. Incluso, también desde ahí, podemos concretar qué cantidad de espacio en disco queremos destinar a esta funcionalidad.

W7-Sistema_5

En el caso de las Copias de seguridad, desaparece el anterior Centro de copias de seguridad y todo se unifica bajo una única ventana a la que podemos llegar desde el Panel de control o el menú de Programas. También en este caso el asistente para crear backups y restaurar los datos se ha simplificado respecto a los de Windows Vista, ya de por sí bastante fáciles de completar. Más novedosa resulta, en cambio, la posibilidad de crear una imagen completa del sistema o de un disco de reparación ,que, más adelante, nos permitirá dejar el equipo exactamente igual que estaba en caso de algún desastre. Evidentemente, estas posibilidades existen hace años a través de utilidades de terceros, pero es la primera vez que se incluyen en Windows y se ponen al alcance del usuario no experto con unos simples clics de ratón.

Loading...