Windows Vista accesible para todos

Las personas con algún problema físico también pueden utilizar Vista. Para ellas va dedicado este práctico en el que daremos un paseo por sus herramientas más destacadas que permitirá a las personas que tengan alguna minusvalía acceder a todas sus características

Redacción

Windows Vista accesible para todos

15 octubre 2007

Paso 1

Centro de accesibilidad

Al igual que en versiones anteriores, el nuevo sistema operativo de Microsoft incorpora un conjunto de pequeñas utilidades orientadas a facilitar su manejo a aquellas personas que padezcan algún tipo de problema auditivo, visual o motriz. Podremos encontrar todas estas herramientas aglutinadas en el denominado Centro de accesibilidad, una de las opciones especiales que se han creado dentro del Panel de control. Sigue leyendo y te mostraremos todas las posibilidades que se abren ante nosotros para romper cualquier tipo de barrera.

Paso 2

Mirando todo con lupa

Indicada especialmente para aquellas personas que sufran algún problema en sus ojos, esta herramienta se encuentra en el Centro de accesibilidad. Abre el Panel de control, introdúcete dentro de este grupo de aplicaciones y pulsa en Iniciar Ampliador. En ese momento, como si de una lupa se tratase, se reservará una parte de la pantalla para realizar una ampliación de la zona en la que se encuentra el ratón.

Prueba a moverte a través de la pantalla y verás cómo la lupa responde exactamente a tus movimientos mostrando siempre el área señalada. Puedes deslizar el ampliador y colocarlo en la zona que más te guste, así como modificar su tamaño y hacerlo tan pequeño o tan grande como necesites. Para cerrar esta herramienta, simplemente deberás pinchar en el botón rojo de la X.

Paso 3

¡Socorro, necesito un teclado!

¿Qué harías si no dispusieras en un momento dado de un teclado para escribir una carta? Para estos casos, o para usuarios que únicamente puedan manejar el ratón como dispositivo de entrada, se ha incluido esta opción. Dentro del Centro de accesibilidad selecciona la opción Iniciar Teclado en pantalla y, a continuación, aparecerá una representación completa de un teclado convencional.

Utilizando el ratón, podrás realizar cualquier tipo de escrito, combinar teclas para efectuar atajos y, en definitiva, manejar el teclado virtual como si fuese uno físico. Recuerda que existen determinadas teclas especiales, como Alt, que si las pulsas con el ratón permanecerán marcadas a la espera de que hagas lo propio con otra tecla para realizar la combinación deseada.

Paso 4

No me cuentes historias

Historias no va a contar, pero podrá ser de gran ayuda a aquellas personas que padezcan algún tipo de minusvalía visual aguda. Con la herramienta Narrador, podrás prescindir casi completamente de un monitor. Una voz sintetizada te guiará a través del sistema operativo, leerá los mensajes y avisos que aparezcan en pantalla o simplemente aquel texto que se visualice a medida que navegues con el teclado. Para activar esta opción, simplemente escoge Iniciar Narrador, también en el Centro de accesibilidad.

La primera vez que lo invoques podrás configurar una serie de parámetros que pueden serte de gran ayuda. Para empezar, podrás seleccionar exactamente el tipo de textos y mensajes que serán dichos en voz alta, como por ejemplo los del sistema o las pulsaciones a medida que vamos tecleando. Accede a Configuración de voz y escoge la que te acompañará en tu trabajo. Es de vital importancia instalar una que disponga de pronunciación en castellano, porque, si no es así, será imposible poder trabajar cómodamente, ya que las palabras las pronunciará y entonará dependiendo del idioma que tenga establecido por defecto. Utiliza los controles de velocidad, volumen y tono para terminar de pulir estos aspectos, esenciales para lograr una buena comprensión.

Paso 5

Colores contrastados

Otro tipo de minusvalía que impide un óptimo uso del sistema operativo y los programas que tengamos instalados es aquella que afecta a la distinción de colores en la pantalla. Para este tipo de personas, se ha incluido la herramienta Configurar Contraste Alto dentro del Centro de accesibilidad. Pincha en esta opción y acto seguido podrás visualizar un menú que te permitirá configurar una serie de parámetros asociados. La pantalla que puedes ver en este ejemplo se encuentra tratada en el modo de Contraste alto.

Puedes activarlo o desactivarlo a tu antojo pulsando la combinación de teclas Alt izq + Mayús izq + Impr Pant.

Otras características que podrás ejecutar en este modo son el narrador o ciertas ventajas adicionales relacionadas con los iconos para que puedan visualizarse mejor en pantalla, como su tamaño o bien la eliminación del fondo del escritorio o de las animaciones adicionales, de manera que se evite cualquier tipo de distracción visual.

Paso 6

Háblale a tu PC

Llegamos a la parte que más nos ha llamado la atención y que quizás sea más útil tanto para personas con ciertas minusvalías como para aquellas otras que no sufran ninguna, pero aun así quieran sacarle el máximo provecho a determinadas tareas. Gracias a la nueva tecnología y a los nuevos algoritmos de reconocimiento de voz implementados por Microsoft, hablarle al ordenador y que éste te entienda comienza a ser una tarea relativamente sencilla.

Sin embargo, es necesario un cierto periodo de aprendizaje por nuestra parte y de entrenamiento para que el sistema operativo se amolde a nuestra entonación, pronunciación y demás características de nuestra voz. Si se consigue un nivel óptimo de reconocimiento, podrás realizar casi cualquier labor con el sistema operativo utilizando únicamente el habla; a saber, crear o borrar archivos nuevos o carpetas, cambiarles el nombre, abrir cualquier aplicación, dibujar (sí, sí, has leído bien), navegar por Internet, escribir cartas o echarte una partidita al solitario.

Los atajos del teclado también podrán ser reproducidos con nuestra voz para conseguir, por ejemplo, usar la característica de escritorio tridimensional Flip3D. Esta vez, para configurarlo todo, debes dirigirte a Panel de Control/Opciones de reconocimiento de voz. Aquí aparecerán todas las opciones relacionadas, como Iniciar reconocimiento de voz, Configurar micrófono, un tutorial para saber cómo utilizar los comandos con la voz e incluso una zona de entrenamiento.

Deberás entrenar como mínimo durante media hora para que el sistema adquiera un nivel aceptable. Recuerda que cuanto más tiempo uses el reconocimiento de voz, los ajustes serán cada vez mejores y aumentarán notablemente los aciertos completos por parte de Windows Vista. Pincha en Iniciar reconocimiento de voz para comenzar con los ajustes principales a través del asistente que aparecerá en pantalla y repite las frases que vayan apareciendo.

Paso 7

Distintos perfiles

Para terminar, vamos a observar una serie de perfiles creados por defecto que se pueden ejecutar directamente desde el Centro de accesibilidad. Cada perfil activa una serie de configuraciones y características implícitas que se amoldan a un tipo de minusvalía. En este apartado también están disponibles una serie de configuraciones individuales, por ejemplo, del ratón, del teclado o de los sonidos que podrán ser modificadas al gusto del consumidor. Así, si te metes dentro de Facilitar el uso del mouse, puedes escoger, entre otras cosas, el tamaño del puntero. Por su parte, en Facilitar el uso del teclado, es posible determinar que el ratón se mueva usando las teclas de dirección o con una serie de teclas especiales.

Como ves, son muchas las posibilidades y las ventajas que podrás sacarle a este tipo de herramientas. Eso sí, una vez que hayas efectuado los cambios deseados en la pantalla principal, debes recordar que esa misma configuración se activará nada más poner en marcha el ordenador de nuevo.