Windows Vista en tu Mac: consíguelo con Boot Camp

Boot Camp es una aplicación de serie en ordenadores de Apple con sistema operativo Mac OS X 10.5 y procesador Intel que te permite instalar Windows Vista y funcionar como si fuese un PC. Te mostramos cómo tener dos sistemas conviviendo en tu Mac

Plácido Moreno

Windows Vista en tu Mac: consíguelo con Boot Camp

22 febrero 2009

La operación implica básicamente tres pasos que te descubrimos a continuación: utilizar Boot Camp para crear una partición Windows y arrancar la instalación de Vista, la instalación de Windows Vista y, finalmente, la de los controladores de Boot Camp sobre el volumen de Windows. Apple ha hecho posible que de forma muy sencilla puedas tener dos ordenadores a pleno rendimiento utilizando el mismo hardware.

Paso 1

Crea la partición para Vista

Cuando lanzas Boot Camp, observarás que puedes dividir el disco duro en particiones iguales, utilizar 32 Gbytes para la partición de Windows Vista o una opción personalizada arrastrando el separador representado por un punto entre los iconos de Mac OS X y Windows.

Es importante que sepas el tamaño de la partición; para Vista, debe ser como mínimo de 5 Gbytes y debes proporcionar al menos 5 Gbytes de espacio libre en la partición de Mac OS X. Define el tamaño que deseas utilizar para Windows, haz clic en Partición y toda tu partición dedicada a Mac OS X quedará intacta.

Paso 2

En un disco o en varios

Si tu ordenador Mac tiene varios discos y deseas instalar Vista en alguno de ellos, deberás seleccionar el de destino y podrás crear una partición sobre cualquiera de estos discos o bien borrar uno que no sea de arranque para crear una partición íntegra con Windows Vista.

Paso 3

Instala Windows

Puedes instalar Windows XP Home Edition o Professional, Windows Vista Home Basic, Home Premium, Business o Ultimate, pero siempre desde un único disco de instalación original. Desde el asistente de Boot Camp, escoge Arrancar instalador de Windows y pulsa en Continuar.

Te pedirá que insertes tu disco de Windows Vista, marca Iniciar la instalación. En este punto, deberás seguir los pasos en pantalla que habitualmente realiza un usuario Windows al emplazar su nuevo sistema operativo.

Paso 4

Mucho ojo con las particiones

Es vital que selecciones la partición correcta cuando arranca Windows, porque, si no lo haces bien, podrías borrar por accidente tu partición de Mac OS X. Para escoger la correcta del disco donde instalarás Vista, elige la partición en la que aparece el nombre BOOTCAMP, en mayúsculas, asociado al volumen donde está instalado Vista.

Aunque Boot Camp trata de preparar todo el camino para la instalación, de momento, esa partición no puede ser utilizada como disco de arranque. Para ello, debes formatearla para Windows Vista, haz clic en Opciones de unidad (avanzadas), en Formatear y, luego, en Aceptar. No olvides hacer clic en Siguiente.

La partición de Windows Vista se formateará con el sistema de archivos NTFS y el ordenador se reiniciará de forma automática. El disco de instalación de Vista sigue dentro de la unidad óptica del Mac, no te preocupes. Sigue los pasos de instalación típicos de Windows Vista. Este proceso te exigirá un poco de paciencia.

Paso 5

Instalación de controladores

Para que tu Mac se convierta en un verdadero PC con Windows Vista, se necesitan instalar algunos extras que soportan componentes de hardware del Mac, como tarjeta gráfica, de red, audio, conexión inalámbrica, Bluetooth, teclado, control remoto y brillo; y, si es el caso, la cámara iSight que incorporan todos los Mac de última generación. Ya desde Windows Vista, después de su primer arranque, acude a Equipo desde el menú Inicio y ve a Expulsar el disco de instalación de Windows Vista.

Introduce el disco original de instalación de Mac OS X 10.5 (Leopard) que viene incluido en tu Mac y un instalador arrancará de forma automática. Sigue las instrucciones que aparecen en pantalla. Es posible que aparezca algún mensaje diciendo que hay software que tratas de instalar que no ha pasado un control de Windows Vista. Óbvialos y elige Continuar. Ahora, aparecerá por unos instantes una pantalla que no necesita de tu intervención, sobre todo no optes por Cancelar en ninguna de las pantallas que te aparecen.

Paso 6

Arranca desde Vista o Mac OS X

Una vez que hemos instalado Windows Vista y los controladores de Boot Camp, puedes elegir con qué sistema operativo vas a arrancar el ordenador de forma dinámica. En el momento de arrancar el Mac (escuchas una especie de campana), mantén pulsada la tecla Opción, que está situada al lado de la de la Manzana. Esto te mostrará los discos disponibles para realizar un arranque. Simplemente, haz clic en la flecha debajo del disco de arranque que quieres utilizar y elige Arrancar con Windows Vista.

Paso 7

Panel de control de Apple en Vista

Una vez que estás en Windows Vista y después de realizar todas las actualizaciones necesarias desde Windows Update utilizando tu navegador preferido, ve a los Paneles de Control en Vista y verás que se ha incorporado uno nuevo llamado Boot Camp. Éste dispone de cuatro pestañas Disco de arranque, Brillo, Control remoto y Alimentación.

En la primera, selecciona el disco de arranque que quieres utilizar por omisión cuando reinicies el ordenador (Macintosh HD o Windows) y pulsa en Aceptar. Un panel similar está disponible desde Mac OS X en Preferencias llamado Discos de Arranque.

Paso 8

Actualizaciones de los controladores

Como es lógico, Apple proporciona de forma periódica actualizaciones para los controladores de Boot Camp en Vista. Verás en el menú Inicio de tu PC una aplicación llamada Apple Software Update. Si no está, haz una búsqueda, ábrela y chequea si hay actualizaciones disponibles. Esto te permitirá mantener en forma todos esos componentes que Boot Camp necesita para que los elementos internos de tu Mac se comporten como un genuino PC con Windows Vista.

Paso 9

Desinstala Windows Vista

Aunque dudamos de que una vez que tengas ambos sistemas funcionando en tu Mac quieras deshacerte de Windows Vista, en las próximas líneas, te explicamos cómo hacerlo de forma segura.

Si has instalado Vista en una partición y deseas devolver tu Mac al estado original, debes arrancar desde Mac OS X (no hagas ningún experimento con las particiones desde Vista). Abre el asistente Boot Camp y decántate por la opción Crear o eliminar una partición para Windows. Haz clic en Continuar. Si Vista está en una partición de un único disco duro, selecciona Restaurar.

Por el contrario, si tienes varios discos duros, escoge el disco donde instalaste Vista y marca la opción Restituir una única partición con Mac OS X. Haz clic en Aceptar. El software de Windows se borrará junto con todos los datos guardados en la partición, aplicaciones y documentos, así que, como siempre, una copia de seguridad nunca te vendrá mal tanto en este proceso como en el de la instalación de Windows Vista desde Mac OS X.