Windows Vista: logra el máximo rendimiento

Algunos problemas de la última versión de Windows para usuarios finales se pueden resolver con la modificación de algunos parámetros. Microsoft activa unas características cuya manipulación nos permitirá mejorar el rendimiento de Vista de forma sensible

Javier Pastor Nóbrega

Windows Vista: logra el máximo rendimiento

12 mayo 2008

Ya ocurrió en Windows XP y vuelve a suceder lo mismo en Vista. Microsoft se han esforzado tanto por convertir a este sistema operativo en un desarrollo lo más perfeccionado y completo posible que, casi podríamos decir, se han pasado. Características como las búsquedas de escritorio, la desfragmentación de los discos duros o la creación de puntos de restauración son sólo algunas de las características que están tan presentes en Vista que casi llegan a ser molestas. Si sois usuarios cuidadosos, no tengáis miedo: desactivarlas y controlarlas por vuestra cuenta ofrecerá muchas ventajas en el uso diario de este sistema operativo.

Truco 1

Desactiva el indexado en Search

Este servicio (más conocido como Windows Desktop Search) permite que las búsquedas de archivos y documentos en Vista sean mucho más rápidas y eficaces. Tenerlo en funcionamiento conlleva la ejecución obligatoria de un proceso de indexado de las unidades sobre las que queremos ofrecerle. Esa pesada tarea es la que se encarga de recorrer fichero por fichero la partición o carpeta del disco duro que le indiquemos para ir actualizando un gigantesco índice que, luego, será responsable de acelerar las búsquedas.

Si habéis notado que en Vista el disco duro tiene mucha actividad, es por ello. Si lo desactivamos, lograremos que el sistema no esté constantemente registrando nuestros ficheros. Obviamente, eso impide que los resultados aparezcan instantáneamente, sin embargo, si dispones de particiones que no quieres indexar, puedes desactivar esa opción tranquilamente.

Para ello, habrá que ir al Explorador de archivos (Windows + E) y pinchar con el botón derecho del ratón en la partición sobre la que queremos desactivar el indexado. Saldrá el menú contextual del que elegiremos la opción Propiedades, lo que hará que se muestre una ventana con una serie de pestañas. En la primera de ellas, General, encontraremos la casilla denominada Indizar esta unidad para realizar búsquedas con mayor rapidez. Si la desactivamos y aplicamos los cambios (acción que requerirá permisos de administrador), el sistema no indexará dicha unidad.

Truco 2

La seguridad con Windows Defender

La aplicación de Microsoft para tratar de detectar y eliminar la presencia de spyware en nuestro sistema ha sido una de las grandes novedades en materia de seguridad. En cambio, si utilizamos otras herramientas de terceros, no tiene sentido mantener activo este proceso. Puede que hayamos tratado de evitar su inicio automático desde la propia aplicación, pero la forma definitiva para que el sistema no lo cargue durante nuestras sesiones de trabajo es bastante más directa. Para ello, dirigíos a Inicio/Panel de control/Windows Defender/Herramientas/Opciones y deshabilitad la casilla Autostart situada en la parte inferior de la ventana.

Truco 3

Desfragmenta cuando quieras

La desfragmentación de los discos duros nos ofrece la oportunidad de corregir ese defecto de los sistemas de ficheros que «fragmentan» la información, dejando huecos absolutamente inservibles en el espacio de almacenamiento. Para redistribuir la información, se recomienda llevar a cabo una desfragmentación periódica de las particiones de disco, algo que en Windows XP podíamos efcetuar cuando lo deseáramos. Sin embargo, en Vista este proceso se encuentra incluido de serie y, de hecho, se ejecuta según plazos fijos determinados por el propio sistema.

Podemos evitar este comportamiento y pasar a una especie de modo manual. Para ello, seleccionamos en cada partición con el botón derecho la opción Propiedades. Desde ahí, nos iremos a la pestaña Herramientas, pincharemos en el apartado Desfragmentar ahora y desactivaremos la casilla Ejecución programada (recomendado). Eso sí, luego acordaos de desfragmentar de cuando en cuando.

Truco 4

Gestión de energía

Este truco es útil solamente para aquellos usuarios que no exploten la capacidad de hibernación de los ordenadores de sobremesa y portátiles. Dicha tecnología tiene sentido para muchos usuarios de portátiles, pero los sobremesa, que siempre se encuentran conectados a la red eléctrica, no dependen de las baterías con sus limitadas autonomías. Por esta razón, será mejor que, si no hacéis uso de ella, desactivéis la hibernación del equipo.

Para ello, nos dirigiremos a Inicio/Panel de control/Opciones de energía/Editar la configuración del plan y, desde allí, pincharemos en el enlace que reza Cambiar la configuración avanzada de energía. Después, desplegaremos el apartado Suspender/Hibernar y moveremos el selector a 0 para, enseguida, pinchar en Aplicar. Eso sí, debemos aclarar que no es un servicio que afecte demasiado al rendimiento final, ya que únicamente se accede a memoria cuando se va a hibernar, pero toda ayuda es poca para acelerar Windows Vista, ¿no creéis?

Truco 5

Restauración a medida

La tecnología de restauración del sistema de Windows Vista es, sin ninguna duda, una de sus mejores bazas para garantizar que los usuarios no pierdan sus configuraciones de buenas a primeras. Recuperar el sistema accediendo a uno de los puntos de restauración puede ahorrar muchos disgustos, pero, como ocurre en el caso de la desfragmentación, es preferible controlar su funcionamiento y no cederle esa gestión a Windows Vista.

El análisis y creación de puntos de restauración consume muchos recursos, aunque esto no quiere decir que no aprovechéis dicha opción de forma manual. Para evitar su activación automática, iremos a Inicio/Panel de control/Sistema/Protección del sistema. Sólo bastará con desactivar la casilla de la partición de sistema, que es donde se realizan las copias de restauración, y, una vez hecho, aceptar la confirmación final. Como ocurría con la desfragmentación, deshabilitar esta tarea no debe haceros olvidar que conviene crear puntos de restauración de forma controlada y regular.

Truco 6

Servicios del sistema

Una vez más, al igual que ocurre en Windows XP, en Vista existen una serie de servicios que no son en absoluto necesarios, en la mayoría de los casos, y que podremos desactivar sin temor. Con este objetivo, pulsaremos Windows+R (o bien Inicio/Ejecutar). En la ventana que surja, deberemos escribir services.msc y pulsar Enter, lo que hará que aparezca la lista de servicios, en la que podremos comprobar los que creemos que no vamos a aprovechar para detenerlos y ponerlos en estado Deshabilitado en sus propiedades. Entre nuestras víctimas, se encuentran, por ejemplo, los servicios llamados Offline Files, Tablet PC Input Service, Terminal Services, Windows Search (si habéis deshabilitado el indexado) y Fax.

Truco 7

Más servicios prescindibles

Además de los servicios automáticos mencionados en el truco anterior, el último desarrollo salido de la factoría de Microsoft esconde ciertas características inútiles para muchos usuarios que están funcionando de serie y que desactivaremos sin ningún peligro para aliviar la carga del sistema. Por tanto, encaminaremos nuestros pasos hacia la ruta Inicio/Panel de control/Programas y características.

En el panel izquierdo de la ventana que se nos mostrará, será donde procedamos a activar o desactivar las características. Aquí está claro que los gustos de cada cual, y sobre todo la configuración y recursos del sistema, son los que dictan de qué servicios podemos prescindir. Por ejemplo, podríamos desactivar los siguientes: Servicio de indización (si habíamos eliminado el indexado previamente), Compresión Remota Diferencial, Tablet PC Optional Components, Windows RDF Replication Service, Windows Fax&Scan y Windows Meeting Space.