Wink, un tutorial en vídeo

Para enseñar a alguien a utilizar un programa, no hay nada mejor como verlo en acción. Ponte manos al teclado y deja que Wink te «grabe» en vídeo mientras trabajas, incluidas tus explicaciones, y sin tener que gastar ni un euro en software

Javier Alonso

Wink, un tutorial en vídeo

28 septiembre 2009

Wink es un potente software gratuito para creación de presentaciones, especializado en lo que el título sugiere: hacer demostraciones de software y tutoriales. Wink te permitirá seleccionar una zona de la pantalla (o la pantalla completa) y grabará en vídeo todo lo que hagas en ella, incorporando tu voz, títulos, etc. El resultado será un vídeo en Flash que puedes reproducir con cualquier navegador web desde tu propio PC o subiéndolo a Internet.

Paso 1

Descarga e instala

Accede a la dirección www.debugmode.com/wink/download.php, elige alguno de los links de descarga y bájate el programa al PC. El software se ofrece en versiones para Windows y Linux. Para este práctico, trabajaremos con la versión 2.0 build 1060 para Windows. La instalación no tiene ninguna dificultad. La única configuración que necesita es la de idioma, en la opción File/Choose Language/Spanish.

Paso 2

Un nuevo proyecto

Accede a la opción Archivo/Nuevo para crear una nueva presentación y se mostrará la primera ventana del asistente de creación de proyectos. Elige si la presentación irá acompañada de tu voz marcando la casilla Grabar Sonido. El icono con el micrófono abre la ventana de ajustes de volumen de Windows para que elijas como canal de entrada el micrófono y subas el volumen a, por ejemplo, tres cuartos del máximo. Para hacer pruebas con los ajustes del micro, puedes utilizar la grabadora de sonido de Windows que se encuentra en Inicio/Accesorios/Entretenimiento/Grabadora de sonidos.

Este es el momento en que abrimos el programa que queremos mostrar en nuestra presentación y lo situamos en la zona de la pantalla que más nos guste. En nuestro ejemplo, vamos a mostrar cómo se utiliza una utilidad de autoría de DVD que tiene una ventana de tamaño fijo, por lo que elegimos como zona a capturar su tamaño específico en Ventana.

También se puede capturar la pantalla completa, pero hay que tener en cuenta que, si la resolución es muy alta, el vídeo final no se verá bien en pantallas más pequeñas que la que hemos capturado. Pulsando el botón Seleccionar, marcamos la ventana y quedarán unos ángulos verdes señalando la zona de la pantalla que se capturará. Estos marcos pueden arrastrarse para, por ejemplo, incluir un poco del fondo alrededor de la ventana del programa, a modo de marco.

El resto de opciones se deja como muestra la figura y pulsamos el botón OK para pasar a la segunda ventana del asistente. En esta, solo nos van a recordar las teclas que debemos pulsar para iniciar y detener la captura de pantalla. Pulsamos el botón Minimizar y quedará como un icono más en la bandeja de programas de Windows.

Paso 3

Captura del vídeo

Lo más rápido es hacerlo todo del tirón, vídeo y voz a la vez, pero requiere cierta pericia: no atascarse al hablar, mover el ratón suavemente, etc. Minimizamos todas las ventanas del escritorio y empezamos a grabar apretando las teclas Shift+Pause, que es la opción de Captura por Tiempo.

Cuando terminemos, volvemos a pulsarlas. A continuación, hacemos doble clic sobre el icono de Wink, que se encuentra minimizado en la bandeja de Windows, de manera que nos muestra nuevamente el asistente del paso anterior que, esta vez sí, nos ofrecerá la opción de Finalizar.

Se abre entonces la ventana principal de Wink, que nos mostrará en grande una de las imágenes capturadas y, debajo, la tira completa de imágenes, donde podremos elegirlas una a una para personalizarlas con las opciones del panel de herramientas, como se indica en el paso siguiente. Si hemos dejado las opciones como se apuntó en el paso anterior, Wink habrá capturado cuatro imágenes por segundo, de manera que 30 segundos de vídeo supondrán la captura de nada menos que 120 imágenes.

Esta forma de captura vale siempre. En el caso particular de que queramos, como en nuestro ejemplo, mostrar cómo se usa un programa, existe una alternativa mejor, que son las llamadas capturas dirigidas. Iniciamos y detenemos la captura de vídeo con las teclas Alt+Pause y hablamos por el micrófono como en el caso anterior.

La diferencia es que Wink no captura una cadencia constante de imágenes cada segundo, sino una sola cada vez que se hace clic o se pulsa una tecla. Cuando se monte el vídeo, se genera el movimiento del ratón entre cada dos imágenes, que resulta muy suave y fácil de seguir. Solo en el caso de que pulsemos y arrastremos el ratón, se grabará un vídeo de la operación, a fin de mostrar por dónde hemos arrastrado el objeto que sea.

La captura dirigida tiene la virtud adicional de que genera un archivo de salida mucho más pequeño que la captura por tiempo, lo que es una ventaja si el destino de nuestro tutorial es subirlo a Internet.

Paso 4

Personaliza tu vídeo

El panel de herramientas nos permite elegir el tiempo que se mostrará cada fotograma, si se incluye el cursor o se reproduce el sonido. Podemos añadir texto a cada uno, lo que resulta mucho más útil si hemos optado por capturas dirigidas en lugar de por tiempo.

Para incluir un título al inicio de nuestra presentación, elegimos el primer fotograma en la tira de imágenes, escribimos el texto que queremos como título en el campo Título, marcamos la opción Título del Frame y, utilizando los botones de formato y alineación, damos las características a nuestro texto. La posición en la imagen podemos indicarla numéricamente o bien simplemente arrastrando el texto hasta alcanzar la posición deseada.

Si queremos que el título perdure en el tiempo más allá de la duración del primer fotograma, podemos cambiar su duración en el campo Permanecer en este frame…, pero, si lo hacemos, se puede perder la sincronización del audio. Es mejor solución escoger varios fotogramas consecutivos y copiar en todos ellos el mismo texto de título. Solo hace falta copiar el texto, el resto de atributos se mantienen como en el primero de ellos.

Se pueden añadir muchos más elementos a la presentación: botones de navegación, enlaces a páginas web, etcétera, que no exploraremos en este artículo. Hay que tener cuidado con los enlaces a páginas web, porque algunos navegadores, dependiendo de la configuración de seguridad, no permiten reproducir vídeos que contengan enlaces.

Paso 5

El archivo de salido

Lo primero es elegir el formato de salida en la opción Proyecto/Ajustes. Hay dos formatos posibles: Macromedia Flash, que genera un archivo con la extensión SWF, o bien crear un ejecutable de Windows. Este último nos garantiza que cualquier ordenador gobernado por Windows podrá reproducir el vídeo, aunque, normalmente, bastará con generar el vídeo en Flash, porque cualquier navegador web reproduce los archivos SWF sin problemas.

Hecho esto, escogemos la opción de menú Proyecto/Generar o pulsamos la tecla F7, que lanza el proceso de generación del vídeo, en la misma carpeta en que hayamos guardado el proyecto y con el mismo nombre. Es posible que, al reproducir el vídeo, nuestro navegador pida confirmación para reproducir contenido activo. Lo aceptaremos y nos mostrará el vídeo con una barra de avance en la parte inferior.

Y eso es todo, así de fácil. Las posibilidades de Wink son más amplias y se puede añadir mucha interactividad a nuestras presentaciones, pero también tiene sus limitaciones. La principal se refiere a los formatos de salida, ya que sólo produce vídeo en Flash. Este formato de vídeo es el más adecuado para Internet y, si lo que queremos es incluirlo en nuestra página web, basta con subir el archivo SWF a nuestro servidor y teclear su dirección en el navegador.

Puede ser mucho más complicado subirlo a YouTube y otros servidores de vídeo, porque la mayoría no aceptan el formato Flash tal como lo genera Wink. Hemos obtenido algún resultado positivo grabando el archivo en Uncompressed Macromedia Flash, que ocupa más espacio en disco, pero presenta una mayor compatibilidad.

En resumen, una magnífica herramienta que cumple a la perfección con el objetivo para el que fue desarrollada: para crear tutoriales y presentaciones sencillas basadas en capturas de pantalla. Para otros usos, puede ser mejor alternativa un programa genérico de presentaciones como PowerPoint. Con todo, dominar la materia y saber explicarla va a ser, con diferencia, el factor que más influya en el resultado que obtengamos.

Temas Relacionados
Loading...