Cómo limpiar el portátil

Y dejarlo reluciente

Vero Rodríguez

Limpiar teclado

28 de septiembre de 2018, 11:48 | Actualizado a

Limpiar teclado

El otro día vimos cómo limpiar por dentro el ordenador para borrar todos nuestros datos y archivos antes de que pase a manos de otra persona. Hoy es el turno de la limpieza externa: cómo acabar con la suciedad y dejar niquelado nuestro equipo en cualquier momento. Lo vayas a vender o no, limpiar el portátil debe ser una costumbre que realices cada poco tiempo (no dejes pasar años entre una limpieza y otra). Todas esas migas caídas sobre el teclado, las salpicaduras de café en la pantalla, los restos grasientos en el ratón (por culpa de las patatas fritas…) o, simplemente el polvo que se va acumulando, son enemigos a batir. Recuerda que una limpieza periódica adecuada mejorará el funcionamiento del equipo -por ejemplo, se calentará menos- y puede alargar su vida útil.

El teclado

Antes de ponerte a limpiar el teclado, apaga el portátil y desconecta la batería. A continuación, abre el equipo y ponlo boca abajo para que caiga cualquier resto -de comida o de cualquier otra sustancia- que se haya colado entre las teclas. Puedes sacudirlo un poco, sin pasarte.

Ahora viene el paso más importante: rocía el teclado con un spray de aire comprimido. Con ello, conseguirás reblandecer y sacar la porquería que se haya ido acumulando entre las teclas. Luego, pasa una brocha o cepillito especial por la superficie para arrastrar y sacar el polvo a la superficie, y ya puedes aspirar el teclado. Si tienes un aspirador de mano, perfecto, si no, te vale con el tubo del de casa.

Si hay alguna mancha o suciedad que se resiste, moja ligeramente unos algodones en alcohol para limpiar las teclas y los espacios entre ellas, siempre con muchísimo cuidado y procurando que absolutamente nada quede mojado. Para una limpieza a fondo, puedes comprar también algún producto específico como los geles en masilla y la silicona líquida, de gran ayuda para absorber el polvo de las cavidades y ranuras.

La pantalla y el ratón

Para limpiar la pantalla LCD, es conveniente también utilizar primero un spray especial de aire comprimido que elimine el polvo. A continuación, lo mejor es utilizar algún líquido de limpieza que compres ya hecho, ya que tendrás la seguridad de que no vas a dañar la pantalla. En todo caso, puedes hacer tú mismo una mezcla de vinagre blanco y agua (si es destilada, mejor).

Humedece ligeramente con este líquido un paño de microfibra (los hay especiales para limpiar ordenadores) y pásalo suavemente por la pantalla, sin presionar ni frotar con fuerza. Si quieres que te dure, nunca eches agua directamente sobre la pantalla. Repite el proceso, con el mismo líquido de limpieza que estés utilizando, para el ratón y el resto de superficies duras del equipo hasta que no quede un rastro de suciedad.

Temas Relacionados
Loading...