Convierte tu viejo disco duro en un disco externo

Súmate al reciclaje tecnológico

David Martínez

Disco duro
www.walldevil.com

2 de octubre de 2016, 16:33 | Actualizado a

Disco duro

¿Crees en la resurrección? Nosotros sí. Al menos, en la de nuestro viejo disco duro. Si te has cambiado de ordenador (de sobremesa o portátil) o piensas hacerlo próximamente, debes saber que tu viejo disco duro puede renacer como una útil unidad de almacenamiento externa. Y no vas a necesitar un máster en informática para montártelo por ti mismo. Aquí te explicamos cómo hacerlo, paso a paso:

Extrae el disco duro de tu viejo ordenador

El disco duro no sólo es uno de los componentes más fáciles de reciclar, también es uno de los más sencillos de identificar y de extraer. Suele ser de color metálico y tiene forma rectangular. Si es un ordenador de sobremesa, normalmente está colocado en su parte frontal. La mayoría de carcasas modernas cuentan con una pestaña o un botón para sacar el disco, así que es probable que no necesites ni un destornillador.

En el caso de que lo extraigas de un ordenador portátil sí vas a necesitar un destornillador, aunque con buen pulso y un poco de paciencia no te costará demasiado. Ten en cuenta que algunos discos duros van metidos dentro de pequeñas cajas metálicas de protección, pero por lo general todo se reduce a quitar tornillos.

Hazte con una carcasa

Con el disco duro en la mano, ahora necesitamos fijarnos en su tipo de conexión. Puede ser IDE, propia de ordenadores más antiguos, o SATA, si el ordenador es más moderno. En la imagen podéis ver los dos tipos:

SATA/IDE

Disco duro: SATA/IDE

El segundo factor que hemos de tener en cuenta son las dimensiones del disco duro. Si éste procede de un ordenador de sobremesa será posiblemente de 3,5 pulgadas, mientras que si lo hemos obtenido de un portátil será algo más pequeño, de 2,5 pulgadas.

Con el tamaño (pulgadas) y el tipo de conexión (IDE o SATA), ya conocemos todo lo necesario para elegir carcasa. En Amazon, por ejemplo, las encontraremos desde unos 7 euros y casi todas incluyen USB 3.0 para que la velocidad de transferencia sea mayor. Algunas, además, incluyen también el cable USB. Si no sabes si tu disco duro es IDE o SATA, el mercado también ofrece cajas mixtas, con ambos tipos de conexiones.

Conecta el disco duro a la carcasa

El último paso es igual de elemental que los anteriores, ya que sólo tendrás que conectar el disco duro a la carcasa. Según el modelo de carcasa que hayamos comprado puede que lleve unos tornillos para fijar el disco duro. Cuando ambas piezas se hayan ensamblado, bastará con que conectemos nuestra “nueva” unidad de almacenamiento externo al ordenador mediante USB.

Dos últimos apuntes antes de terminar:

  • Si partes de un disco con problemas, pásate primero por nuestra guía para recuperar un disco duro
  • Si has completado el proceso, te recomendamos que formatees tu nueva unidad antes de empezar a utilizarla.

Temas Relacionados
Loading...