Plexamp, un reproductor de música para nostálgicos

El que no recuerde Winamp, que se marche

David Martínez

Plexamp

24 de diciembre de 2017, 17:15 | Actualizado a

Plexamp

Hubo una época, no tan lejana, en que a Internet había que conectarse a través de un ruidoso módem que parecía enviar un mensaje en morse a otro universo. Es la misma época en que empezaban a proliferar programas para descargar canciones, como el mítico Napster, al amparo de los cuales nacieron distintos reproductores multimedia. De todos, el mejor siempre fue Winamp, un completo reproductor que alcanzó las tres millones de descargas en menos de un año de vida. Winamp era gratis, era rápido, era personalizable (skins), era ideal para crear listas de reproducción, permitía el uso de plug-ins y contaba con una enorme comunidad de fieles detrás que mimaban con detalle todos sus pasos.

Aunque Winamp murió de forma oficial a finales de 2013, lo cierto es que hacía mucho tiempo que había firmado su sentencia de muerte. La masiva utilización de los servicios de música en streaming no sólo hizo inviable su regreso, es que hizo que muchos de sus usuarios se preguntaran (o nos preguntáramos) cómo es posible que hubiera una época en que se descargaran canciones sueltas y se almacenaran en el PC.

Todos los que son capaces de recitar aún los viejos sonidos del módem a buen seguro que guardan una carpeta, o un disco duro externo, lleno de música descargada. Pues bien, todos ellos deberían tener Plexamp, un reproductor de música que se inspira en el inolvidable Winamp y que, como aquel, apuesta por la sencillez, la funcionalidad y la belleza. Porque sí, Winamp era bonito, desde sus arcaicos teclados virtuales hasta las visualizaciones que aparecían con cada canción.

Plexamp

Plexamp pertenece a la familia Plex, que como sabéis es un reproductor de medios (media center) que te permite catalogar toda tu biblioteca multimedia con una atractiva y funcional interfaz. Además, es compatible con todo tipo de dispositivos y, desde hace un tiempo, también ofrece la opción de reproducir aquellos archivos que estén en la nube (Dropbox, Google Drive), de forma que se puede hacer streaming desde cualquiera de esos dispositivos.

Como su referente, Plexamp es gratuito, está disponible para Windows y macOS y es compatible con la mayor parte de formatos que existen. Entre sus bondades destaca, además del "homenaje al pasado" que representa en sí mismo, la capacidad para controlar a distancia otros reproductores de Plex, la opción de reproducir música sin interrupciones o con transiciones, las clásicas (y mejoradas) visualizaciones, la normalización del volumen o reproducción de radios según artista.

El nuevo juguete musical de Plex es capaz de reproducir música de forma local, pero también ubicada en otro equipo. En cualquier caso, el principal reclamo de Plexamp es esa eficiencia a la hora de ejecutar la función para la que fue concebido, esa facilidad en el manejo, esa encantadora sencillez y ese aroma a reproductor de finales de los 90 que tan buenos ratos nos hizo pasar. Porque hubo una época, no tan lejana, en que la música no se escuchaba por streaming, sino que se descargaba.

Loading...