¿Qué debo hacer si mi teléfono móvil se ha sobrecalentado?

No, meterlo en la nevera no es la solución

David Martínez

Teléfono
The Verge

29 de septiembre de 2018, 19:00 | Actualizado a

Teléfono

De todos los aparatos electrónicos que tenemos en casa, el teléfono móvil seguramente es el que más exigido vive. Según un informe de Statista publicado en 2017, España está en el Top5 de países que más utilizan el móvil. Dentro de ese uso, o en ocasiones abuso, a todos nos ha sucedido alguna vez que el teléfono se sobrecalienta de forma alarmante. ¿Qué debemos hacer en ese caso?

Lo primero que debemos hacer es preguntarnos por qué el dispositivo se ha calentado en exceso. Puede que lo hayamos dejado expuesto al sol durante mucho tiempo, que se haya quedado en un sitio cerrado (como un coche) demasiadas horas o que hayamos utilizado una aplicación -posiblemente un juego que exija muchos recursos de nuestro teléfono- en condiciones de calor o de exposición a la luz.

Otro escenario más o menos habitual es que el teléfono se caliente mientras se está cargando. De hecho, algunos dispositivos se hicieron famosos por explotar (literalmente) en momentos de máxima exposición al calor o ante picos de tensión mientras estaban conectados a corriente.

Muchos smartphones, entre ellos el iPhone, se detienen cuando superan una temperatura interna concreta. En pantalla aparece un mensaje diciendo que el teléfono necesita enfriarse y, de forma automática, se apaga. Si no quieres llegar a ese extremo, que podría ser peligroso, pero notas que tu teléfono tiene una temperatura anormalmente elevada, es mejor actuar.

Cómo enfriar tu teléfono

Si lo has estado utilizando durante mucho rato, lo mejor es que reduzcas sus funciones al mínimo: ponlo en modo avión, baja el brillo, cierra las aplicaciones que tengas en marcha y déjalo en un lugar fresco. Meterlo en la nevera no es una solución porque es un entorno demasiado húmedo y porque el teléfono tiene metales que modifican su consistencia en función de la temperatura, por lo que un cambio brusco podría deteriorarlos o incluso romperlos. En caso de que el dispositivo esté decididamente caliente, lo mejor será que lo apagues. Ten en cuenta que la placa base podría sufrir daños irreparables.

Otra opción para reducir la temperatura del teléfono, sin necesidad de apagarlo, es quitarle la carcasa. Los vestidos de nuestro smartphone son ideales para protegerlo de caídas, pero son enemigos cuando el móvil sube de temperatura, ya que retienen el calor. Una medida algo más tradicional sería acercar el teléfono a una fuente de frío -no una nevera, ya sabéis- como un aire acondiciona o un ventilador.

Cualquiera de estas medidas será tan o más efectiva que las aplicaciones tipo "Cooler" que prometen enfriar el dispositivo en unos minutos. Todas estas apps se limitan a cerrar aquellos procesos que se están ejecutando en segundo plano en nuestro teléfono, es decir, que desempeñan una función que nosotros podemos hacer en unos pocos segundos. Aplicaciones como CPU Cooler, Cooler Master o Coolify son válidas para saber la temperatura de nuestro dispositivo en todo momento, pero no hacen nada especial (más allá de alguna bonita animación en pantalla) para enfriarlo.

Loading...