Tres editores de vídeo sencillos y gratuitos

Herederos de Windows Movie Maker

David Martínez

Editor

7 de octubre de 2018, 22:47 | Actualizado a

Editor

Se despidió de nosotros hace más de un año, pero todavía no lo hemos olvidado. Hablamos de Windows Movie Maker, el célebre editor de vídeo nativo de Windows que permitía crear y editar vídeos, así como publicarlos en distintas redes sociales, sin necesidad de tener ningún tipo de conocimiento específico. Gracias a Windows Movie Maker pudimos hacer un vídeo de nuestras vacaciones, un vídeo-regalo a nuestro mejor amigo o un vídeo de presentación de aquel trabajo universitario. Pero todo eso, como decíamos, ya es historia: Windows Movie Maker se marchó en enero de 2017. Afortunadamente, se han quedado con nosotros un buen puñado de herederos que comparten su misma filosofía: son fáciles de usar y son gratuitos. ¿Los conoces?

Wax, elemental y rápido

Uno de los editores de vídeo más veteranos de Internet es Wax, que ha hecho de la sencillez su principal arma de seducción. Wax está pensado para que cualquiera, aunque no tenga ningún conocimiento de edición, pueda montar un vídeo. Combina únicamente tres elementos: la clásica línea temporal en la parte inferior, una pantalla de vista previa y un explorador de archivos.

Básicamente, debes cargar el vídeo desde el explorador y, posteriormente, añadir los recursos de imagen, sonido o vídeo que quieras. Además, cuenta con su propia biblioteca de efectos especiales en dos y en tres dimensiones. Ideal para hacer el clásico montaje que se forma a partir de la suma de imágenes o de pequeñas piezas de vídeo, Wax es rápido, es gratuito y cuenta con una interfaz de lo más intuitiva.

Story Remix, el heredero oficial

Si existe un heredero legítimo de Windows Movie Maker es sin duda Story Remix. Añadido a Windows 10 hace algunos meses, Story Remix es un editor de vídeo clásico que permite añadir música, texto, efectos especiales o imágenes estáticas a un archivo de vídeo. Al ser de la familia Windows, el nuevo Movie Maker tiene conexión directa con Paint 3D, el editor gráfico que nos abre la puerta, a la vez, a una gran biblioteca de animaciones en tres dimensiones que podrás añadir a tus vídeos.

Story Remix permite añadir archivos desde el ordenador, pero también desde el teléfono móvil, desde una cámara de fotos o desde un USB. Aunque es fácil de usar, tiene un nivel de complejidad algo mayor a Movie Maker y, por supuesto, a Wax. Story Remix, que cuenta con numerosos libros de instrucciones, se integra dentro de Fotos de Windows 10.

Shotcut, multiplataforma y de código abierto

La tercera propuesta se llama Shotcut y es un editor de vídeo gratuito, de código abierto y multiplataforma (disponible para FreeBSD, Linux, OS X y Windows). Aunque sus raíces están en el año 2004, no empezó a funcionar tal y como lo conocemos ahora hasta el año 2011. De interfaz atractiva, Shotcut tiene un estilo profesional y es la opción más compleja de las tres que se presentan.

El editor trabaja con numerosos formatos de vídeo y audio y cuenta con una interfaz personalizable. Una línea del tiempo marca el desarrollo del montaje, al que podremos ir añadiendo elementos o transiciones nativas. Ofrece una importante selección de filtros, por lo que los resultados también serán más elaborados. Es capaz de hacer capturas de pantalla o de streaming y funciona con resoluciones hasta 4K.

Temas Relacionados
Loading...